El Covid 19: un arma biológica concebida en EEUU para atacar a China? – por Ron Unz

“Después de investigar, nos encontramos con la fuerte probabilidad de que el Covid provenga de un laboratorio (y) haya sido diseñado como arma biológica… China era el objetivo previsto (y) Estados Unidos parece la fuente probable del ataque… Los sospechosos más probables serían elementos renegados de nuestro establecimiento de seguridad nacional… El virus y sus dispositivos de dispersión podrían haberse obtenido en Ft. Detrick y los agentes de la CIA… habrían sido enviados a Wuhan para liberarlo”. Ron Unz, The Unz Review, 31 de mayo 2021

El Covid 19: un arma biológica concebida en EEUU para atacar a China [y/o a Irán*]?

Entrevista de Ron Unz por Mike Whitney

Pregunta 1

Lo que hace que su teoría sobre los orígenes del SARS-CoV-2 sea tan controvertida, no es que sugiera que el patógeno fue creado en un laboratorio, sino que sea, de hecho, un arma biológica liberada deliberadamente por agentes estadounidenses que llevaban a cabo una guerra secreta contra presuntos enemigos de los Estados Unidos. Esta es la “cita del dinero” de su artículo titulado “American Pravda: La fuga del virus de George Orwell“.

Ron Unz, ¿cree Ud que los últimos acontecimientos dan credibilidad a su explosiva teoría o cree ahora que el Covid-19 se filtró simplemente “por accidente” por un error humano?

 

Ron Unz- Como todo el mundo sabe, durante el último mes toda la “narrativa principal” del brote de Covid ha sido completamente revocada. Hace apenas unas semanas, cualquiera que sugiriera que el virus era artificial era denunciado y ridiculizado como “teórico de la conspiración” y cualquier declaración de este tipo era automáticamente descartada y prohibida por Facebook.

Pero son exactamente estas mismas ideas prohibidas las que ahora ampliamente se ven aceptadas y promovidas por las principales figuras de los medios de comunicación y los establecimientos políticos. El veterano de 45 años del New York Times que encabezó la cobertura de Covid reconoce  ahora que estaba completamente equivocado y que el virus probablemente procedía de un laboratorio. Los tres mil millones de usuarios de Facebook pueden ahora discutir abiertamente esta posibilidad.

El colapso total de esta burbuja propagandística del “virus natural” se produjo gracias a un artículo de 11.000 palabras autopublicado por el veterano periodista científico Nicholas Wade. Sin embargo, lo sorprendente es que casi ninguno de los hechos cruciales que citó en su artículo era nuevo. Casi todas las pruebas importantes de Wade habían estado disponibles públicamente durante un año completo, pero todo nuestro establishment político y mediático lo ignoró, en parte porque Trump adoptaba precisamente esa posición y todos ellos odiaban a Trump.

Así que el virus probablemente vino de un laboratorio. Pero la pregunta ahora es “¿qué laboratorio?”. Al igual que los medios “main stream” habían promovido la creencia totalmente infundada de que el Covid era natural, los MSM han comenzado a promover la creencia igualmente infundada de que el Covid se filtró accidentalmente desde el Instituto de Virología de Wuhan en China. Sin embargo, las pruebas de dicha filtración del laboratorio de Wuhan son tan escasas que resultan casi invisibles.

Es cierto que los investigadores chinos de ese laboratorio estaban experimentando con virus de murciélago relacionados, pero muchos investigadores estadounidenses estaban haciendo experimentos muy similares, y durante décadas los virus de murciélago también han sido el foco central del enorme programa de guerra biológica de Estados Unidos.

Wuhan es una metrópolis enorme con 11 millones de habitantes, mucho más grande que la ciudad de Nueva York, y el laboratorio de Wuhan está situado a 20 millas (¡!) del Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan, que fue el primer epicentro del brote de Wuhan. Una distancia de 20 millas parece bastante lejana para una fuga accidental del laboratorio.

Inmediatamente después del brote inicial de Wuhan, el virus comenzó a infectar a las principales élites políticas de Irán, y a matar a varias de ellas. ¿No es inverosímil que una fuga de laboratorio al azar en Wuhan salte tan rápidamente a la Ciudad Santa de Qom en el otro lado del planeta?

Hay muchos otros aspectos del momento en que se produjo el brote que parecen muy incoherentes con una fuga de laboratorio aleatoria y accidental.

Hasta hace unas semanas, los medios de comunicación y Facebook cerraban el paso a cualquiera que no estuviera de acuerdo con la teoría del “virus natural”, a pesar de que las pruebas de un virus artificial siempre habían sido mucho más sólidas. Ahora dicen: “¡Uy! Nos equivocamos. El virus probablemente vino de un laboratorio”. Así que creo que ahora les será mucho más difícil cerrar cualquier debate sobre qué laboratorio.

Una vez que la gente se dio cuenta de los hechos básicos del virus, la creencia de que era algo natural se derrumbó rápidamente. Y una vez que la gente conozca los hechos básicos del brote inicial de Covid, creo que la creencia en una fuga accidental del laboratorio también empezará a derrumbarse.

 

Pregunta 2

Parece que se ha anticipado a mi siguiente pregunta, pero la haré de todos modos. En otro de sus artículos, usted dice lo siguiente:

“A medida que el coronavirus comenzó a extenderse gradualmente más allá de las propias fronteras de China, se produjo otro hecho que multiplicó enormemente mis sospechas. La mayoría de estos primeros casos se habían producido exactamente donde cabía esperar, entre los países de Asia oriental que limitan con China. Pero a finales de febrero, Irán se había convertido en el segundo epicentro del brote mundial. Y lo que es más sorprendente, sus élites políticas se habían visto especialmente afectadas, con un 10% de todo el parlamento iraní pronto infectado y al menos una docena de sus funcionarios y políticos muriendo de la enfermedad, incluyendo algunos de bastante alto rango. De hecho, los activistas neoconservadores en Twitter comenzaron a señalar alegremente que sus odiados enemigos iraníes estaban cayendo como moscas.

Consideremos las implicaciones de estos hechos. En todo el mundo, las únicas élites políticas que  han sufrido pérdidas humanas significativas han sido las de Irán, y murieron en una etapa muy temprana, antes de que se produjeran brotes significativos en casi cualquier otro lugar del mundo fuera de China. Por lo tanto, tenemos a Estados Unidos asesinando al principal comandante militar de Irán el 2 de enero, el general Qassem Soleimani, y luego, sólo unas semanas más tarde, gran parte de las élites gobernantes iraníes se infectaron con un nuevo virus misterioso y mortal, y muchos de ellos pronto murieron como consecuencia. ¿Podría algún individuo racional considerar esto como una mera coincidencia?”

Mi pregunta es la siguiente: ¿Es esta la “pistola humeante”? En otras palabras, ¿estos dos “ataques” a enemigos de los Estados Unidos no sugieren fuertemente la participación de Washington?

 

Ron Unz- Bueno, ciertamente es una coincidencia *extremadamente* extraña para aquellos que afirman que el brote global de Covid fue causado por una fuga accidental y aleatoria de un virus en el laboratorio de Wuhan, China.

Irán está al otro lado del mundo de China, y muy pocos chinos visitan la Ciudad Santa de Qom. Por ello, es muy extraño que el virus Covid haya saltado tan rápidamente de una filtración de laboratorio en Wuhan a la cúpula política de Irán, que sufrió el siguiente brote importante.

Unas semanas después, el tercer gran brote mundial comenzó en el norte de Italia, pero 200.000 chinos viven y trabajan en esa región, y muchos acababan de regresar de sus vacaciones del Año Nuevo Lunar en China. La población china en Qom es absolutamente insignificante en comparación. El brote italiano tiene un sentido perfectamente lógico, mientras que el de Qom no lo tiene.

Nada de esto constituye una prueba, pero plantea enormes dudas sobre la probabilidad de la hipótesis de la fuga aleatoria en el laboratorio. Por el contrario, la liberación deliberada de un arma biológica viral parece una explicación mucho más plausible de estos dos brotes.

Estados Unidos tiene el programa de guerra biológica más grande y completo del mundo, y los dos principales adversarios internacionales de Estados Unidos -China e Irán- fueron golpeados casi simultáneamente por un misterioso y mortal virus. La sospecha parece apuntar en una dirección bastante obvia.

Si la familia del crimen Colombo de Nueva York está enzarzada en una amarga disputa con los Genovese, y dos capos de estos últimos aparecen muertos a tiros en un período de 24 horas, tal vez sea porque ambos decidieron repentinamente suicidarse. Pero la mayoría de los observadores sensatos también tenderán a considerar otras posibilidades.

 

Pregunta 3

Poco después de que usted publicara su explosivo artículo en el que sugería que agentes de la inteligencia estadounidense podrían haber estado involucrados en la liberación del Covid-19 entre el pueblo chino e iraní, Google desapareció de un día para otro su sitio web Unz.com, y el mismo se encontró prohibido en Facebook… ¿Podría explicarnos brevemente lo sucedido y decirnos también si cree que su supuesto delito fue

1- Sugerir que el SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio

2- O sugerir que Washington podría haber utilizado el SARS-CoV-2 como arma biológica dirigida a sus rivales geopolíticos.

En mi opinión, a las élites gobernantes no les importa realmente si la gente piensa que el Covid fue creado por el hombre. Lo que les preocupa es que la gente piense que fue liberado intencionadamente. Ese es el pensamiento que no quieren que retomemos.

Ron Unz– Obviamente, todo esto es totalmente especulativo. Pero durante seis años nuestro sitio web había estado publicando una gran variedad de artículos extremadamente controvertidos sobre todo tipo de temas diferentes, y nunca habíamos tenido ningún problema ni con Facebook ni con Google.

De pronto, a finales de abril de 2020, publiqué mi primer artículo largo en el que exponía las pruebas sustanciales de que el brote mundial de Covid podría haberse debido a un ataque estadounidense de guerra biológica contra China (e Irán), y ese artículo tuvo un tráfico inicial muy fuerte, con más Likes en Facebook en los primeros días que cualquier otro que hubiera publicado anteriormente.

Pero unos diez días después de su publicación, nuestro sitio web fue repentinamente prohibido por Facebook. Unos días más tarde, todo nuestro sitio web fue desclasificado por Google, de modo que todas nuestras páginas web aparecían al final de las búsquedas de Google y casi nadie las veía. La coincidencia de estas acciones parece muy sospechosa.

En aquél momento, creo que éramos uno de los sitios web más populares entre los que habían sido vetados por Facebook. Por ejemplo, nuestro tráfico superaba con creces el de la venerable New Republic, una publicación centenaria que llevaba décadas siendo la revista de opinión más influyente de Estados Unidos. Aunque Facebook publicó un informe oficial explicando las prohibiciones de ese mes, nuestro nombre apenas se mencionó, y casi todas las páginas de discusión se dedicaban a oscuros sitios web extranjeros de Georgia, Mauritania o Myanmar, o a los situados en los principales países adversarios geopolíticos de Estados Unidos, como Rusia o Irán. El informe explicaba las razones para prohibir VDARE, “un sitio web conocido por publicar contenido antiinmigración” y luego prohibía nuestro propio sitio web por ser “similar”.

Esta explicación me pareció muy extraña. Nosotros seguimos publicando regularmente artículos de VDARE, pero desde principios de 2020, estos solo habían ascendido a 41 de nuestros 1.751 artículos y posts totales, lo que representa solo el 0,2% de nuestro contenido, y pocas de estas piezas de VDARE tenían algo que ver con la inmigración. Mientras tanto, Google no dio ninguna explicación sobre nuestra repentina eliminación de los resultados de búsqueda.

Parece probable que las repentinas purgas de Facebook y Google se debieran a nuestra amplia cobertura de Covid durante los dos meses anteriores, que culminó con mi principal artículo. Entre los sitios web en lengua inglesa, la gran mayoría de los principales medios de comunicación habían estado informando de que el virus era obviamente natural y denunciando a cualquiera que sugiriera que provenía de un laboratorio como “locos teóricos conspiracionistas”.

Mientras tanto, un gran número de sitios web de derechas, antichinos o pro-Trump afirmaban regularmente que el brote de Covid se debía a una fuga de laboratorio en Wuhan, y a veces sugerían que el virus era un arma biológica china. Creo que fuimos casi los únicos en centrarnos en el enorme y bien documentado programa de guerra biológica de Estados Unidos, publicando a veces importantes artículos que habían sido rechazados en otros lugares, y apuntando las sospechas en esa dirección.

Debido a que fuimos prohibidos por Facebook y Google, lo que debería haberse convertido en un debate sobre las tres posibilidades de origen del Covid -un virus natural, un virus chino o un virus estadounidense- se convirtió en un debate de un año entre las dos primeras opciones, exclusivamente.

Dado el enorme impacto negativo que la epidemia de Covid ha tenido en Estados Unidos y en el resto del mundo, es fácil entender por qué nuestros líderes políticos estarían extremadamente preocupados si la gente simplemente empezara a considerar la posibilidad de que el virus pudiera haber sido producido por un laboratorio del gobierno estadounidense, y mucho más liberado deliberadamente. Y persuadir a Facebook y Google para que bloqueen tales teorías tendría mucho sentido, para ellos.

Pregunta 4

Hay una parte de su teoría con la que tengo un problema. Usted dice: “Los agentes de la CIA o los miembros de las fuerzas especiales (pueden) haber sido enviados a Wuhan para liberar “(el virus) Esto podría ser cierto, pero ¿por qué excluye la posibilidad de que los científicos chinos puedan haber estado trabajando en secreto con sus homólogos estadounidenses (Baric, Fauci?) o que los dirigentes chinos estén cooperando con las élites extranjeras y las agencias de inteligencia para ayudarles a implementar políticas autoritarias en sus propios países? ¿Es eso demasiado inverosímil para que usted lo considere?

 

Ron Unz- Bueno, todo es posible, pero simplemente no hay pruebas de ello.

Dada la extrema hostilidad reciente entre los gobiernos estadounidense y chino, creo que es muy improbable que algún alto funcionario de los dos países esté cooperando secretamente entre bastidores para liberar el virus Covid.

Dado que la Administración Trump pasó gran parte de la primavera afirmando que los chinos habían “encubierto” el brote, grandes equipos de periodistas de investigación de nuestros principales medios de comunicación dedicaron muchas semanas de esfuerzo a rastrear los hechos. Según todas las pruebas disponibles, el gobierno chino no descubrió la existencia de este misterioso e insospechado nuevo virus hasta finales de diciembre, y casi inmediatamente informó a la Organización Mundial de la Salud.

Una vez que los chinos se dieron cuenta de que el Covid era muy contagioso y se estaba extendiendo por Wuhan, reaccionaron muy rápidamente. Algunos funcionarios locales intentaron ignorar o minimizar el problema, lo que les costó una semana, pero una vez que el gobierno nacional descubrió el peligro, ordenó rápidamente medidas masivas de salud pública, cerrando toda la ciudad de 11 millones de habitantes, y pronto ampliando los cierres a la región y luego a todo el país, confinando a 700 millones de chinos en sus casas durante varias semanas. Esto les permitió erradicar completamente el virus, y en pocos meses el país volvió casi a la normalidad.

Mientras tanto, el gobierno estadounidense ignoró en su mayor parte todo el problema potencial y la posibilidad de que el virus entrase en EE.UU. Nuestro CDC hizo una chapuza en la producción de kits de pruebas, por lo que durante muchas semanas no tuvimos forma de saber si el virus estaba empezando a extenderse aquí. Trump y sus partidarios se dedicaron a ilusionar a la gente, afirmando que el virus no era peligroso y que podría desaparecer “como por arte de magia”. El gobierno estadounidense sólo empezó a tomarse en serio el problema después del horrible brote en el norte de Italia.

Dado que el gobierno estadounidense denunció duramente a China durante todo este periodo y reaccionó de forma tan diferente a sus brotes de Covid, creo que es muy poco probable que los líderes estadounidenses y chinos hubieran planeado juntos el brote de Covid o estuvieran cooperando secretamente de alguna manera.

Por otro lado, es cierto que durante muchos años los científicos chinos y los estadounidenses han estado trabajando juntos en la investigación viral y han publicado artículos conjuntamente. Pero eso es lo que ocurre con los científicos de todo el mundo, y hasta los últimos años, China y Estados Unidos habían mantenido en general una relación bastante amistosa. No creo que sea especialmente sorprendente que los NIH estadounidenses hayan proporcionado algunos fondos a la investigación viral del laboratorio de Wuhan, y hasta el brote de Covid, nadie se habría preocupado por ello. Por lo que sé, Estados Unidos concede becas de investigación a científicos de todo el mundo, y otros países, incluida China, hacen lo mismo con la investigación estadounidense.

Y a pesar de todo el revuelo mediático, tampoco vi nada especialmente sorprendente en esos correos electrónicos de Fauci que se publicaron recientemente. El apoyo financiero estadounidense a la investigación de virus del laboratorio de Wuhan nunca había sido un secreto, y he estado leyendo sobre ello durante más de un año. Sin embargo, una vez que Trump y Pompeo comenzaron a afirmar que la devastadora epidemia de Covid había sido causada por una filtración del laboratorio de Wuhan, la situación obviamente cambió. Si estaban en lo cierto, entonces todo el mundo en Estados Unidos, incluso cualquier cosa relacionada con el laboratorio de Wuhan, podría compartir parte de la gigantesca culpa, incluyendo a Fauci. Así que no es de extrañar que Fauci y todos los demás comenzaran a ocultar su conexión y también a utilizar su influencia para tratar de persuadir (deshonestamente) a los medios de comunicación de que el virus era natural, protegiendo así al laboratorio de Wuhan y también a ellos mismos.

Eso funcionó durante un año, y nadie prestó atención al asunto. Pero ahora que los medios de comunicación se han dado cuenta de que el virus es artificial, el laboratorio de Wuhan se ha convertido en el principal sospechoso, poniendo a Fauci y a los demás de nuevo en el punto de mira. Fauci parece ser un burócrata federal deshonesto, pero todo nuestro gobierno está lleno de gente así, y el enfoque en Fauci parece ridículo. Creo que es bastante improbable que el Covid se produjera en Wuhan o se filtrara, por lo que la deshonestidad de Fauci carecía totalmente de importancia.

Por último, aunque es remotamente posible que las agencias de inteligencia estadounidenses tuvieran algunos espías en Wuhan o incluso en el laboratorio de Wuhan, no parece haber ninguna prueba de ello. De hecho, la única información secreta que supuestamente recibimos sobre los acontecimientos de Wuhan procedía de una fuente de un tercer país [Israel]*, lo que demuestra nuestra total falta de información y de agentes. Si liberamos el arma biológica Covid en Wuhan, es bastante improbable que fuéramos capaces de reclutar agentes chinos locales para llevar a cabo la operación.

Durante aproximadamente un año, la mayoría de los expertos habían coincidido en que el brote de Covid en Wuhan probablemente comenzó a finales de octubre o principios de noviembre de 2019. Por una notable coincidencia, había 300 militares estadounidenses de visita en Wuhan para los Juegos Militares Mundiales, que terminaron a finales de octubre. Esa visita habría proporcionado la cobertura perfecta para que Estados Unidos deslizara un par de operativos en el grupo, y hacer que liberaran el virus en la ciudad. Con miles de militares extranjeros viajando y haciendo turismo, cualquier riesgo de detección habría sido mínimo. Eso parece mucho más plausible que el riesgo de encontrar y utilizar operativos chinos locales.

¿Qué pensarían los estadounidenses si 300 militares chinos hicieran una visita prolongada a Chicago e inmediatamente después se desatara una misteriosa y mortal epidemia viral en esa ciudad?

 

Pregunta 5

Mucha gente que lea esta entrevista va a pensar: “Estados Unidos no es capaz de cometer un crimen así”. Pero, a lo largo de los años, los laboratorios financiados por Estados Unidos han creado, modificado y almacenado todo tipo de agentes tóxicos, incluyendo “seis armas biológicas producidas en masa y listas para la batalla”, a saber, ántrax, tularemia, brucelosis, fiebre Q, EEV, botulismo y Dios sabe cuántas más. Estados Unidos también ha autorizado programas de investigación en humanos muy controvertidos en los que participaron personas y grupos a los que nunca se les informó de que estaban siendo utilizados como conejillos de indias en un experimento de laboratorio del gobierno. Como dijo Jeanne Guillemin hace más de tres décadas:

“Todo el legado experimental es aterrador, desde los cientos de monos muertos en Fort Detrick hasta… los voluntarios vacunados en el Proyecto Whitecoat, atados a sillas entre jaulas de animales a la luz del sol de Utah mientras les soplan aerosoles de fiebre Q”. Lo más escalofriante son los escenarios simulados que se llevan a cabo en zonas urbanas: bombillas llenas de agentes BW simulados que se lanzan en el metro de Nueva York, hombres en el Aeropuerto Nacional de Washington rociando pseudo-BW desde maletines, y pruebas similares en California y Texas y sobre los Cayos de Florida”.

Las armas biológicas estadounidenses se utilizaron supuestamente en Corea, Vietnam y Cuba, aunque las pruebas no son concluyentes. La historia de estas armas aumenta la probabilidad de que los elementos rebeldes del estado de seguridad nacional, puedan ponerlas en uso si piensan que hay alguna ventaja en hacerlo.

Entonces, ¿qué les dice a las personas que piensan que Estados Unidos nunca utilizaría un arma biológica, como el SARS-CoV-2, contra un enemigo?

 

Ron Unz- Claro, muchos estadounidenses podrían considerar “impensable” que su país pudiera utilizar un arma biológica contra China. Pero es ampliamente reconocido que durante décadas Estados Unidos ha tenido el programa de guerra biológica más importante del mundo, y de hecho durante la década de 1950, recibió recursos del gobierno comparables a nuestros esfuerzos de desarrollo de armas nucleares.

Parece que hay bastantes pruebas de que esas armas biológicas estadounidenses se utilizaron durante la Guerra de Corea, aunque las afirmaciones han sido discutidas y, de todos modos, resultaron ser bastante ineficaces en comparación con las armas convencionales. También se afirma que las armas biológicas se utilizaron contra Cuba y quizás contra Vietnam.

En cualquier caso, nuestra capacidad de guerra biológica ciertamente existe, siendo las instalaciones de Ft. Detrick nuestro principal laboratorio. La respuesta indiferente de Trump una vez que el Covid comenzó a filtrarse en los EE.UU. apenas sugiere que inicialmente se dio cuenta de que podría ser un arma biológica peligrosa, por lo que parece haber sido totalmente ignorante de los hechos. Por lo tanto, el ataque contra China (e Irán) habría sido una operación de “pícaros”* marginales, probablemente llevada a cabo por elementos del aparato de seguridad nacional asociados a los neoconservadores del Estado profundo en la cima de su administración.

Si alguien de suficiente rango hubiera estado detrás del complot, creo que habría sido fácil para los conspiradores recurrir a los recursos militares de Estados Unidos para llevar a cabo la operación, con todos esos participantes de bajo nivel creyendo que eran parte de un ataque totalmente autorizado contra los principales adversarios geopolíticos de Estados Unidos, al igual que nuestro gobierno asesinó poco después al principal comandante militar de Irán Qassem Soleimani. Probablemente alguien como el secretario de Estado (y ex director de la CIA) Mike Pompeo o el consejero de seguridad nacional John Bolton habrían podido orquestar el ataque.

Tales individuos tenían los recursos, el motivo y la oportunidad, por lo que parece absurdo que los medios de comunicación ignorasen tan totalmente esta posibilidad.

Aquí hay algo que considerar. Los peores ataques de guerra biológica en la historia de Estados Unidos ocurrieron justo después del 11 de septiembre, con envíos de ántrax a importantes figuras políticas y de los medios de comunicación que impulsaron al Congreso a aprobar la Ley Patriótica. El atacante del ántrax intentó implicar a terroristas islámicos en sus ataques, pero el FBI pronto determinó que el ántrax procedía de nuestras propias instalaciones de Ft. Detrick, y finalmente declaró que un investigador de guerra biológica del gobierno llamado Bruce Ivins era el responsable y cerró el caso, justo después de que [supuestamente] se suicidó. Se puede discutir si Ivins era culpable en realidad o no, pero el ataque fue llevado a cabo, casi con toda seguridad, por elementos “renegados”* de nuestro aparato de seguridad nacional. Así que no parece imposible que el brote de Covid tuviera un origen similar.

Como operación de delincuentes, los ataques de Covid podrían haber sido organizados por un pequeño grupo de individuos, sin la exhaustiva planificación burocrática que normalmente tendría lugar. En tales circunstancias, los conspiradores podrían haber minimizado casualmente el posible riesgo de que la enfermedad se filtrara a Estados Unidos o a nuestros aliados de la OTAN, provocando el desastre que finalmente se produjo. Después de todo, las anteriores epidemias de coronavirus SARS y MERS habían dejado tanto a Estados Unidos como a Europa casi totalmente indemnes.

Hay una pista especialmente reveladora que ha sido ignorada casi por completo tanto por los medios de comunicación convencionales como por los alternativos. La mayoría de los expertos creen que el brote de Covid en Wuhan comenzó probablemente a finales de octubre o principios de noviembre, pero como las infecciones tardaron en propagarse y el virus fue inicialmente indetectable, nadie en el gobierno chino fue consciente del brote hasta finales de diciembre. Sin embargo, varias fuentes del gobierno estadounidense revelaron posteriormente a ABC News que ya en noviembre de 2019, nuestra Agencia de Inteligencia de Defensa había distribuido un informe secreto a los funcionarios del gobierno en el que se advertía de que se estaba produciendo un brote de la enfermedad “cataclísmico” en Wuhan. El Pentágono desmintió posteriormente la historia, pero la televisión israelí confirmó de forma independiente que el informe efectivamente existía y había sido distribuido a nuestros aliados de la OTAN y a Israel.* El informe secreto de la DIA se preparó en “la segunda semana de noviembre”, en un momento en que probablemente sólo un par de docenas de personas empezaban a sentirse un poco enfermas en Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes, y más de un mes antes de que alguien en el gobierno chino descubriera el brote. Estos hechos parecen casi imposibles de explicar si el virus fuese natural o se filtrase accidentalmente desde el laboratorio de Wuhan.

Creo que la combinación de toda estas cosas irrfutables, junto con el material adicional, apoya fuertemente la hipótesis de que el brote de Covid fue el resultado de un ataque de guerra biológica estadounidense contra China (e Irán), probablemente una operación de “pícaros”* orquestada por los neoconservadores del Estado Profundo en la Administración Trump.

Independientemente de que otros estén de acuerdo conmigo, parece absurdo y ridículo que esta posibilidad tan seria esté tan completamente excluida de prácticamente todos los medios de comunicación principales y alternativos. Sospecho que la razón de este silencio total es que la evidencia que apoya esta teoría es lo suficientemente convincente como para que la mera presentación de la misma convenza rápidamente a gran parte del público occidental de que un ataque de guerra biológica es el escenario más probable. Por lo tanto, la reacción ha sido sofocar del todo la información sobre estos hechos, que han permanecido innombrables.

Los neoconservadores de Biden han sustituido ahora a los neoconservadores de Trump al frente de nuestro gobierno, pero muy poco ha cambiado en nuestra política exterior peligrosamente antichina. Y con los principales medios de comunicación de todo corazón en el campo de Biden, sus ataques contra China con todo tipo de motivos dudosos se han intensificado. De hecho, la enorme avalancha de apoyo mediático actual a la hipótesis de la filtración del laboratorio de Wuhan -que sostiene que el Covid fue desarrollado en secreto por los chinos, posiblemente como arma biológica- sólo fue posible después de que su odiado enemigo Trump dejara el cargo.

Estados Unidos tiene el mayor programa de guerra biológica del mundo, la Administración Trump se centró en China como nuestra mayor amenaza geopolítica, y los neoconservadores del Estado profundo a los que Trump contrató eran individuos notoriamente imprudentes. Apenas se necesitaría una gran cantidad de pensamiento para que los medios de comunicación conecten estos puntos y comiencen a considerar al menos la posibilidad obvia que sugieren.

**** “Pícaros”, “renegados” : al autor le ronda la sospecha de que se trate de unos agentes israelíes, presumiblemente con nacionalidad estadounidense, trabajando con otros en el laboratorio de Ft Derrick y participando en los intercambios con el laboratorio P4 de Wuhan. Esta hipótesis circula desde el principio, y se menciona, en Israel como en EEUU, el nombre del investigador que podrían haber sido el enlace: Charles Lieber. Israel no considera a China como país enemigo, todo lo contrario, pero a Irán sí. Algunos auténticos conspiradores podrían haber llevado el virus a China, para echarle la culpa de una “fuga del laboratorio” del virus, a los negligentes chinos al mismo tiempo que lo regaban en Irán. Estas sospechas coinciden con las de ciertos científicos franceses, especialmente el profesor Fourtillan, quien ha descubierto en el instituto Pasteur pruebas de la fabricación del virus y de una posible vacuna al mismo tiempo, mientras los dirigentes de nuestra política sanitaria, todos extremadamente devotos de Israel, prohibían cualquier tratamiento de la enfermedad, para alentar exclusivamente el negocio de las vacunas Pfizer y Moderna. El profesor Jean-Bernard Fourtillan, farmacólogo de fama mundial por sus éxitos en el tratamiento del cáncer, es católico, intrépido, y está preso. El profesor Didier Raoult, que demuestra a diario la eficacia del tratamiento con remedios baratos la enfermedad, y la peligrosidad de la vacuna, es objeto de hostigamiento mediático y judicial (el presidente Trump fue el primero en autorizar y defender su tratamiento con hidroxicloroquina, y le siguieron muchos gobiernos más). Otros muchos especialistas que denuncian las mentiras de la propaganda oficial  están igualmente acosados, en cada país. En EEUU, el abogado y político Robert Kennedy Jr. está a la vanguardia de la resistencia, y ha sido expulsado de instagram en febrero 2021. Aunque no ha desarrollado todavía el tema de una responsabilidad israelí en la fabricación y difusión del virus, Ron Unz ha publicado varios artículos que evocan la posibilidad de una pista israelí, entre otros uno del valiente E. Michael Jones. (ndt)

Mike Whitney and Ron Unz • June 15, 2021

Traducción: Maria Poumier para Red Internacional

Original

*

Artículos relacionados:

https://redinternacional.info/2020/12/24/los-hechos-inexplicables-en-torno-al-covid-19-por-larry-romanoff/

https://redinternacional.info/2020/12/09/la-vacuna-con-pretexto-del-covid-19-el-objetivo-es-la-inmunidad-o-la-despoblacion-por-mike-whitney/

https://redinternacional.info/2019/03/21/argentina-el-senado-aprobo-una-nueva-ley-de-vacunas-seran-obligatorias/

https://redinternacional.info/2020/11/06/el-gran-reajuste-the-great-reset/

https://redinternacional.info/2020/11/26/hold-up-el-documental-frances-sobre-la-crisis-covid/

https://redinternacional.info/2020/11/25/protestas-en-alemania-por-la-ley-de-proteccion-contra-las-infecciones-por-c-j-hopkins/

https://redinternacional.info/2020/09/09/fabricando-una-pandemia-quien-pudo-organizarla-y-porque-por-gregory-sinaisky/

https://redinternacional.info/?s=raoult

Print Friendly, PDF & Email