Un gobierno de cambio en Israel? – por Gideon Levy

 

Uno puede entender a aquellos que hoy están sintiendo alivio o incluso alegría, presumiendo que un nuevo gobierno está a punto de formarse. Es más difícil unirse a las exageraciones pomposas e infantiles, que describen a Israel pasando de la oscuridad a la luz y de la esclavitud a la libertad, como si fuera  Alexander Lukashenko  quien hubiera caído y no Benjamin Netanyahu.

Ambos bandos son culpables de exageraciones histéricas: la renuncia (forzada) de Netanyahu no es el final ni el portal al cielo. El bando que despreció a Netanyahu, ignoró sus logros y se centró en su estilo de vida y sus fracasos, saltará a la piscina de alegría de la ciudad esta noche, así que lamento ser un aguafiestas. Pero el gobierno de Netanyahu será reemplazado por otro gobierno de derecha. Israel se despertará a un nuevo día que será demasiado parecido al anterior.

Se puede entender la alegría por haber sacado del poder al Likud, dada la multitud de payasos y portadores de máscaras en su gobierno, que en los últimos años ha sido un espectáculo unipersonal. Ver a Miri Regev desaparecer de nuestras vidas es un momento sublime. El nuevo gobierno tendrá un equipo de ministros más eficiente e impresionante, algunos de los cuales intentarán hacer su trabajo de manera más decente. Es grato. Pero sobre todo se cierne una nube negra y opresiva: la derecha está reemplazando a la derecha. Una derecha sin Netanyahu reemplazará una derecha con Netanyahu, y ambas son crueles. Ningún izquierdista serio puede alegrarse por esto.

Justo antes de que la izquierda también se sienta tentada a creer en la campaña de amenazas de los adeptos de Netanyahu, de este “gobierno de extrema izquierda”, hay que volver con gran dolor a la realidad: la derecha también tendrá un dominio sin restricciones sobre este gobierno. No representa ni unidad ni cambio, es de derecha. El proceso de formación de este gobierno presagia lo que vendrá después: nadie cortejó a Meretz (los laboristas) durante las negociaciones de la coalición; ya estaban en los bolsillos de los grandes. Les arrojaron las carteras de transporte y salud, y ofrecieron algunos sobornos a la Lista Árabe Unida, que, difícilmente, se podría llamar de izquierda.

El ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, viajará por el mundo para realizar fotografías con estadistas, encantando a todos aquellos que desean desesperadamente ver a Israel supuestamente diferente. Será otra ilusión como las difundidas por Shimon Peres, el predecesor de Lapid en el papel de fachada amena de Israel. Esto no solo será por el gobierno que lo respalda, sino también por sus propias posiciones: Lapid es de derecha. Estará de acuerdo con casi todos los movimientos de este gobierno de derecha, ¿por qué debería quejarse? En cuestiones cruciales, el hermano Bennett implementará la política del hermano Lapid y viceversa. ¡Qué fraternidad!

Sería mejor no decir demasiado sobre el ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman. Israel nunca ha tenido un ministro de finanzas tan derechista y corrupto. El ministro de Justicia, Gideon Sa’ar, y la ministra del Interior, Ayelet Shaked, serán ella fachada fea, la de la maldad del gobierno. Aquí ni siquiera habrá una apariencia de compasión y humanidad, y mucho menos igualdad, hacia los no judíos del país. El ministro de Defensa, Benny Gantz, ya está estrangulando a Gaza como nadie lo hizo antes.

Y todo esto lo presidirá el primer ministro Naftali Bennett, que ya ostenta como medalla una terrible guerra en Gaza, por la que empujó e incitó al secuestro y asesinato de tres jóvenes judíos en Cisjordania, algo que estaría feliz de repetir. Irán, la ley del estado-nación, el imperio de la ley, el presupuesto de defensa y los asentamientos serán tratados como en el gobierno anterior. En el puesto de avanzada de Evyatar, la última hierba silvestre a partir de ahora, ya pueden abrir el champán. Este gobierno de extrema izquierda también los apoyará. Es un gobierno de mal augurio.

Los restos de la miserable izquierda sionista observarán con nostalgia lo que está sucediendo desde la galería de visitantes. Nadie los tomará en serio, y con razón. No tienen opciones. Nitzan Horowitz protestará, Merav Michaeli amenazará y el secretario del gabinete dejará constancia en el acta. En este gobierno están fuera de su liga.

Ojalá todo esto no fuera cierto. Ojalá fuera solo el gruñido irritable de alguien que siempre ve lo peor. Desafortunadamente, no hay posibilidad de que así sea.

Gideon Levy, 3 junio 2021

*

Original

Traducción de J.M. para Red Internacional

*

Artículos relacionados:

https://redinternacional.info/2021/02/23/el-fondo-nacional-judio-para-el-apartheid-gideon-levy/

https://redinternacional.info/2021/06/11/la-izquierda-estadounidense-la-cuestion-judia-y-la-repeticion-compulsiva-por-gilad-atzmon/

https://redinternacional.info/2021/02/24/bibi-pfizer-y-la-eleccion-por-gilad-atzmon/

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email