La farsa israelí – por Israel Shamir

 

El recién inaugurado gobierno israelí, la Coalición por el Cambio, el sueño “húmedo” de los liberales israelíes y estadounidenses, aprobado y bendecido por Biden después de quince años de tiranía de Bibi Netanyahu y cuatro rondas de elecciones en los últimos dos años, apenas sobrevivió a un voto de confianza en forma de acantilado:  59 contra 59. Llegó al poder con una escasa “mayoría” de 59,5 a 60,5 en el Parlamento de 120 miembros. La deliciosa historia de su casi caída permite conocer el funcionamiento interno del Estado judío, ya que sus miembros se peleaban por el derecho de su población gentil cautiva a casarse y vivir en bendita unión matrimonial. Prácticamente todos los MK judíos estaban en contra de este derecho, pero discutían enconadamente sobre si las limitaciones actuales eran suficientes o debían intensificarse.

¿De qué se trata? Anton, un joven de Nazaret, conoció a una chica, Sophia, de la cercana Yenín; se enamoraron y se casaron. Ambos son palestinos; Nazaret y Yenín son ciudades de Palestina; pero no se les permite vivir juntos porque Nazaret fue conquistada por los judíos en 1948 y Yenín en 1967. Parece una locura, pero esa es la realidad israelí.

Israel es hoy probablemente el país más racista del mundo. Las comparaciones con el apartheid sudafricano o con Jim Crow ni siquiera se acercan. El racismo israelí no es ni siquiera un pariente lejano de lo que usted puede llamar “racismo” en su país. Un estadounidense “racista” aprecia los nombres y las tradiciones de sus antepasados, o rechaza la discriminación positiva que le perjudica. Un judío israelí no racista quiere mantener bajo el número de goyim, y se enfadaría si le llamaran ‘racista’ porque hay otros racistas israelíes que piden la expulsión total de los no judíos.

Según la ley israelí, si un ciudadano israelí se casa con un(a) palestino(a), la joven pareja no puede vivir junta. En nuestro ejemplo, Anton es ciudadano israelí y tiene un documento de identidad azul; Sophia no tiene ciudadanía, a pesar de ser nativa del país, y tiene un documento de identidad naranja. No pueden vivir juntos en Israel propiamente dicho, ya que una mujer palestina no puede entrar en el Israel post-1948 aunque sea la esposa legalmente casada de un ciudadano israelí. Tampoco pueden vivir juntos en los territorios ocupados del Israel post-1967, ya que este país no permite a sus ciudadanos vivir en los territorios ocupados a menos que vivan en un asentamiento racialmente segregado, y a los palestinos no se les permite entrar en un asentamiento de este tipo. A pesar de la prohibición, se han celebrado miles de estos matrimonios imposibles, en su mayoría entre ciudadanos palestinos de Israel y palestinos no ciudadanos de Israel. Estos matrimonios infringen la ley todos los días de su vida, viviendo ilegalmente, sin atención médica y sin derecho a trabajar o viajar juntos. A menudo son detenidos por la policía y suelen pasar meses en la cárcel. Llevan años reclamando el derecho a la “reagrupación familiar”, el permiso del gobierno para vivir juntos legalmente de forma permanente, pero ni siquiera se les permite solicitarlo.

Las personas mayores quizás recuerden cómo los judíos soviéticos exigían que se les permitiera reunirse con su querida tía en Tel Aviv, y cómo los malvados bolcheviques lo impedían. Recuerdan a los premios Nobel y a los humanistas de todo el mundo exigiendo que el Kremlin permitiera la reunión de las familias. Tal vez, si tienen la edad suficiente, incluso se manifestaron Ustedes ante el consulado soviético exigiendo que los dejaran ir. Pero “¿cómo pueden comparar? ¡Esto es totalmente diferente!” Por aquel entonces, era por el bien de los judíos, y ahora es por el bien de los gentiles: son dos cosas distintas…

La ley que prohíbe la reunión de las familias palestinas es tan repugnante para la sensibilidad moderna que Israel ideó una forma inteligente de ocultarla. La llaman “temporal” y la renuevan una vez al año (es lo que vienen haciendo desde 2003) para poder retorcerse las manos y decir: oh, es sólo una medida temporal. Otras regulaciones desagradables y racistas, como las Leyes de Emergencia, se renuevan anualmente de la misma manera.

Y esta vez no han renovado la ley, y ya ha caducado. No porque consideren que esta injusta ley racista deba ser eliminada de sus libros. ¡De ninguna manera! El nuevo primer ministro Naftali Bennett es un racista tan desesperado que el KKK lo prohibiría por ser demasiado bueno, y los Proud Boys lo llamarían “nazi de Hollywood”. Odia a los goyim con todo su corazón, como todo buen discípulo lubavitcher; se jacta de haber matado a muchos árabes en su vida; se enfadó con Bibi Netanyahu porque éste no mató a suficientes árabes en Gaza para su gusto. A pesar de estos antecedentes, Bennett fue tachado de “traidor” por el bando nacionalista, ya que llegó al poder uniendo fuerzas con los restos de la otrora poderosa izquierda (laboristas y Meretz) y un pequeño partido islamista árabe. Ahora siente que tiene que demostrar sus credenciales racistas; de lo contrario, en las próximas elecciones su partido Yamina (de “derecha”) será diezmado por sus votantes nacionalistas. La votación sobre la prórroga de la ley de reagrupación le daba esta oportunidad. Quería ampliar la ley, pero en su celo se excedió.

Evaluó correctamente que el ala izquierda de su anquilosada Coalición por el Cambio, Meretz, votaría en contra de la prórroga, por lo que convirtió la votación de la prórroga en un voto de confianza, esperando que esta táctica frustrara toda resistencia. Con esta decisión “inteligente” se dio una patada en el trasero, porque toda la oposición se movilizó contra la renovación. Además, dos palestinos del partido islamista se abstuvieron y un diputado de su propio partido cruzó la línea del partido.

Con una votación de 59 contra 59, el gobierno sobrevivió a duras penas a la moción de censura, y la prórroga de la ley anti-reunión no fue aprobada. Esto significa que 15,000 parejas palestinas podrán solicitar la reunificación. Y eso es estupendo, porque impedir que las parejas se reúnan es un asesinato, parecido a un genocidio, como bien dice el Talmud. Ahora todo el mundo en Israel se mira, confundido.

– El racista primer ministro Bennett ayudó a los palestinos a volver a reunirse, aunque puso a su gobierno en la línea de fuego para impedirlo.

– La izquierda israelí -Meretz y los laboristas- votaron a favor de la ley racista, demostrando que sólo les interesan los derechos de los judíos LGBT. Su tema favorito, el derecho de los gays judíos a utilizar madres sustitutas para parirles hijos, erta mucho más importante para ellos que los derechos más elementales de los no judíos.

– Los palestinos islamistas votaron a favor de la ley racista porque no querían hacer caer el gobierno. Estaban ansiosos por unirse a cualquier gobierno, ya sea con Netanyahu o Bennett o con el mismísimo Diablo, ya que piensan que es la única manera de salvar a los palestinos de perder más hogares por las demoliciones israelíes. Se les intimidó para que apoyaran esta ley racista.

– El Likud, el partido de Netanyahu, tan racista como cualquiera, votó en contra de la ley racista en contra de sus propias convicciones, ya que querían aprovechar el voto de censura y mandar a Bennett a paseo.

– El Partido Sionista Religioso, de extrema derecha y nacionalista, dirigido por Smotrich, torpedeó las posibilidades de Netanyahu de formar gobierno, porque no quería sentarse en el gobierno junto a los islamistas. Votaron contra el proyecto de ley racista porque quieren desbancar a Bennett, y además consideran que el proyecto no es suficiente: quieren consagrar en la ley una prohibición permanente de la ciudadanía árabe. Con lo cual han demostrado que los racistas son demasiado estúpidos para la política: no se puede formar un gobierno sin que el pequeño partido islámico incline la balanza. Netanyahu y Bennett se dieron cuenta de ello, pero los de Smotrich son demasiado tercos para tomar en cuenta su propio bien.

– Sólo los comunistas votaron de acuerdo con su conciencia contra la ley racista. En resumen, casi todos los partidos (excepto los comunistas) se dieron una patada en la ingle, ¡y fuerte!

Esperemos al menos que estas sufridas parejas puedan reunirse. “Mañana tendremos quince mil solicitudes de ciudadanía”, se lamenta Ayelet Shaked, ministra del interior y miembro del partido de Naftali Bennett. Por desgracia, es probable que deniegue esas solicitudes o las deje languidecer durante años. Porque la idea misma de la ley, mantener a los judíos dentro y a los palestinos fuera, sigue siendo lo único en lo que todos los partidos judíos de Israel, de izquierda o de derecha, están de acuerdo. Justo antes de la votación final, el ministro de asuntos exteriores y primer ministro suplente, Yair Lapid, tuiteó lo siguiente:

“No hay necesidad de esconder el propósito de la ley. Es una de las herramientas destinadas a asegurar una mayoría judía en Israel. Israel es el Estado-nación del pueblo judío, y nuestro objetivo es que tenga una mayoría judía”[1].

A los estadounidenses y europeos no se les permite albergar tales sentimientos. Cuando el primer ministro italiano trató de detener la inmigración ilegal masiva de africanos, le llamaron “nazi”, le demandaron por “secuestro” (en realidad, por detener a los transgresores) y perdió su trabajo. En Estados Unidos, los estadounidenses están obligados a acoger a los ilegales. Los judíos están en primera línea luchando por el desplazamiento de la población en Europa y EE.UU., mientras que sus hermanos en Israel van en sentido contrario.

Un proceso similar está teniendo lugar ahora en Polonia, donde el gobierno está intentando imponer un plazo de prescripción de 30 años para las reclamaciones de propiedad. Yair Lapid exigió a los polacos que se abstuvieran de dar ese paso hasta que se devolviera la última casa a los judíos. Así que los polacos no tienen derecho a la misma consideración que Lapid permite a los judíos en Israel. Antes de la Segunda Guerra Mundial, los judíos poseían una inmensa cantidad de bienes inmuebles en Polonia. Una parte de las propiedades se perdió durante la guerra, otras fueron nacionalizadas por el gobierno comunista de la posguerra. Ahora, Israel y EE.UU. exigen que Polonia restituya todas las propiedades judías a los herederos de los anteriores propietarios; y en su defecto, deben ser entregadas a la “comunidad judía”. Israel y EE.UU. están enfadados por la prescripción de 30 años de Polonia. Los derechos de los judíos deben ser preservados para siempre. Pero si la casa de un palestino fue tomada por los judíos después de 1948, su casa se ha convertido en judía para siempre. No hay forma de devolverla al anterior propietario gentil. Ésta es la ley del Estado judío, y los Estados Unidos están conformes con ella. Las leyes para judíos y gentiles son completamente diferentes, incluso dentro del gran imperio americano.

Esta diferencia se siente con fuerza en Bielorrusia, el Estado que sufrió las mayores pérdidas en la Segunda Guerra Mundial. El 25% de su población pereció durante la guerra. Mientras que los judíos recibieron miles de millones en reparaciones de Alemania, Bielorrusia sólo recibió sanciones. Estas sanciones siguen asfixiando a este pequeño país del norte de Europa (10 millones de habitantes). Occidente ha prohibido los vuelos hacia y desde Bielorrusia; sus exportaciones e importaciones están bloqueadas en un esfuerzo por colapsar su economía y comprar a bajo precio su industria y recursos. En su Día Nacional, su presidente Lukashenko dijo, refiriéndose a las acciones de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que había habido un “Holocausto del pueblo bielorruso”. Pero, ¿a quién le importan los gentiles? “No queríamos ofender a nadie y por eso vinimos a ser insultados; mientras que los judíos han conseguido poner al mundo entero de rodillas ante ellos y nadie se atreve a levantar la voz y negar su Holocausto”. Es difícil argumentar contra el presidente Lukashenko, mientras que al mismo tiempo el presidente estadounidense Biden se arrodilla ante el presidente israelí.

Israel Shamir, 10 julio 2021

*

Traducción: Daniel Osuna para Red Internacional

Contacto del autor Israel Shamir: adam@israelshamir.net

Publicación original en inglés: https://www.unz.com/ishamir/the-israeli-farce/

*

Artículos de Israel Adán Shamir relacionados, sobre el tema israelí:

Gaza es mejor que Auschswitz https://redinternacional.info/2021/05/27/gaza-es-mejor-que-auschwitz-por-israel-shamir/

Las elecciones israelíes son una fiesta https://redinternacional.info/2021/04/13/las-elecciones-israelies-son-una-fiesta-aunque-no-para-iran-por-israel-shamir/

El regalo de Año nuevo https://redinternacional.info/2020/09/27/el-regalo-de-ano-nuevo-rosh-hashana-israel-adan-shamir/

Se retrasa la llegada del Anticristo https://redinternacional.info/2019/07/03/se-retrasa-la-llegada-del-anticristo-por-israel-shamir/

La igualdad entre judíos y palestinos no es un a utopía https://redinternacional.info/2018/06/12/la-igualdad-de-derechos-en-palestina-israel-no-es-una-utopia-por-israel-shamir/

[1] Disponible en inglés: https://mondoweiss.net/2021/07/did-israel-just-fail-to-be-singularly-racist/

Print Friendly, PDF & Email