DOSSIER: El 11-S fue un golpe de estado ‘straussiano’ – por Laurent Guyénot

Con los talibanes de nuevo al mando en Afganistán, creo que pronto oiremos hablar del 11-S, el pretexto inventado para su derrocamiento hace veinte años. Nunca tuvieron la oportunidad de defenderse. Cuando llegue el momento de hacer una declaración pública, es posible que veamos a los funcionarios chinos en un segundo plano. Señalarán con el dedo a Estados Unidos, que responderá con una intensificación de la propaganda antichina. En cualquier caso, es de esperar que se produzcan novedades. He aquí mi contribución a este esperanzador vigésimo aniversario.

James Hepburn concluyó su libro de 1968 “Farewell America” con estas palabras: “El asesinato del presidente Kennedy fue obra de magos. Era un truco escénico, con atrezzo y espejos falsos, y cuando cayó el telón, los actores e incluso el decorado desaparecieron.

El 11 de septiembre también fue un truco de escenario de unos magos – y fue la misma compañía, creo. No sólo hicieron desaparecer en una nube de humo los rascacielos más altos de Nueva York con la palabra mágica “Osama Bin Laden”. También hicieron aparecer y desaparecer aviones [0]. No sólo el UA93, tragado por la tierra, o el AA77, vaporizado en el Pentágono. Me refiero también al UA175, que supuestamente se estrelló contra la Torre Sur (dejemos de lado el AA11, cuya única imagen fantasmal fue captada de forma sobrenatural por los hermanos Naudet, ganadores de dos premios Emmy).

¿Puede un Boeing 767, esencialmente un tubo de aluminio hueco, atravesar enormes columnas de acero, con alas y todo, sin frenar siquiera? Si no has pensado seriamente en ello, este es un buen lugar para empezar: 911planeshoax.com. Yo, por mi parte, me convencí inicialmente de que no hubo aviones reales en el 11-S gracias a la película de Ace Baker de 2012 “9/11 The Great American Psy-Opera” (empieza por el capítulo 6 en el 2:27). Hice la siguiente recopilación de 18 minutos de los extractos más reveladores:

“Richard Hall estudió todos los vídeos del accidente de avión en la Torre Sur y también llegó a la conclusión de que no hubo ningún accidente de avión[1]. Sin embargo, señaló un fallo en la teoría de Ace Baker: no puede explicar por qué, en los cerca de 50 vídeos que muestran el choque del UA175 contra la Torre Sur, la trayectoria del avión coincide con los datos oficiales proporcionados por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte en su informe “Estudio de la velocidad de impacto de los datos de radar”. Se trata de algo más que la composición del vídeo. Así que en 2012, Hall propuso una teoría alternativa en este vídeo de 23 minutos:

“Al igual que la cuestión de qué tecnología se utilizó para derribar las torres, la cuestión de qué tecnología se utilizó para manipular los aviones aún no está totalmente resuelta. Sin embargo, creo que, en base a lo que se sabe, la inexistencia de los vuelos AA11 y UA175 (incluidos sus pasajeros, por supuesto) es una suposición mucho más razonable que su real existencia.

La pregunta es importante, porque el arma homicida es a menudo la pista más segura para llegar al  asesino. Si no hubo aviones, no necesitamos gastar energía tratando de averiguar qué tipo de aviones eran y quién o qué los pilotaba. Sólo hay que preguntarse: ¿quién controla lo que vemos en la televisión? Y ya sabemos la respuesta a esa pregunta, ¿no es así?[2]

No voy a fingir que el 11-S fue esencialmente un golpe sionista. Sospecho que la mayoría de los lectores de Unz Review ya han llegado a esa conclusión. Remito a quienes no lo hayan hecho a la obra de Christopher Bollyn (su último libro es una buena introducción) o a mi propia contribución, “El 11-S fue un trabajo israelí”. Lo que quiero hacer aquí es arrojar luz sobre el alma oscura que tramó esta operación increíblemente audaz.

Todos entendemos que el 11-S fue diseñado por una red de conspiración que incluía a los cripto-israelíes que se llamaban a sí mismos neoconservadores – de forma engañosa, porque no hay nada “conservador” en ellos[3]. Lo que querían era comenzar la “cuarta guerra mundial” (consideran que la Guerra Fría es la tercera guerra mundial, ya que proporcionó el contexto para la Guerra de los Seis Días, la cual duplicó el tamaño de Israel). La “Cuarta Guerra Mundial” fue proclamada por primera vez el 20 de noviembre de 2001 por el neoconservador Eliot Cohen en un artículo para el Wall Street Journal. Luego, en febrero de 2002, Norman Podhoretz escribió un artículo para Commentary titulado “Cómo ganar la cuarta guerra mundial”, ampliado posteriormente en el libro World War IV: The Long Struggle Against Islamofascism (2007). En 2004, el tema de una conferencia en Washington de Eliot Cohen a la que asistieron Podhoretz y Wolfowitz fue “La cuarta guerra mundial: por qué luchamos, quiénes luchan, cómo luchan”.

La Tercera Guerra Mundial concluyó con el objetivo del 11-S. Detrás de su imagen pública, los neoconservadores son una cábala comparable a los “parushim” que conspiraron para la Primera Guerra Mundial, con miembros influyentes como el juez del Tribunal Supremo Louis Brandeis (1856-1941) y su jefe Samuel Untermeyer (1858-1940). Sarah Schmidt, profesora de Historia Judía en la Universidad Hebrea de Jerusalén, documentó que los iniciados en la Orden de los Parushim debían declararse “soldados del ejército de Sión” y jurar: “Por la presente me comprometo con mi vida, mi riqueza y mi honor a la restauración de la nación judía”. Después de cosechar la Declaración Balfour de la sangre y las cenizas de la Primera Guerra Mundial, la misma cábala impulsó la Segunda Guerra Mundial, con el mismo objetivo sionista anunciado de forma casi transparente en la portada del Daily Express británico, el 24 de marzo de 1933: “Judea declara la guerra a Alemania” (Judea era uno de los nombres previstos para su nuevo Estado). Después de la Segunda Guerra Mundial, hicieron todo lo posible para avivar las llamas de la Guerra Fría en Oriente Medio, y asesinaron a Kennedy, que quería acabar con ella.

Como señaló Seymour Hersh en The New Yorker el 12 de mayo de 2003, el núcleo de los neoconservadores son antiguos alumnos de Leo Strauss o alumnos de sus alumnos (el New York Times los rebautizó como “Leo-Cons”). Así que es muy posible que el conocimiento del pensamiento de Strauss nos ayude a dar sentido al 11-S. Y hay tanto engaño en lo que se dice sobre Strauss como sobre el 11-S.

Leo Strauss (1899-1973) fue un académico judío-alemán que se trasladó a Nueva York en 1937 y enseñó ciencias políticas en la Universidad de Chicago de 1949 a 1969. Hay diferentes interpretaciones de su filosofía política: en “Leo Strauss: Man of Peace” (Cambridge UP, 2014), Robert Howse sostiene que los neoconservadores son malos estudiantes de Strauss, y que malinterpretan sus propias fantasías bélicas entre las líneas de Strauss. Catherine y Michael Zuckert, dos alumnos de Strauss, lo convierten en un apasionado de la democracia estadounidense en The Truth about Leo Strauss: Political Philosophy and American Democracy (University of Chicago Press, 2008). Los títulos de estos dos libros me recuerdan en cierto modo a la autobiografía de Arlen “Magic Bullet” Spectre, “Passion for Truth”. Es tan probable encontrar “la verdad sobre Leo Strauss” en un libro escrito por straussianos de Chicago como encontrar “la verdad sobre el 11-S” en el informe de la Comisión del 11-S.

Otro apologista de Strauss, Benjamin Wurgaft , absolvió a Strauss del desastroso legado de los neoconservadores afirmando que “el Strauss que conocemos por sus escritos advertía contra la aplicación directa de la filosofía política a las políticas públicas… Los verdaderos pensadores, creía Strauss, deberían evitar este mundo y su tendencia a comprometer la búsqueda de la verdad filosófica. Esto es risible: ¿qué clase de filósofo político desalentaría a sus alumnos a participar en la política? Aunque Strauss lo hiciera, está claro que sus seguidores no pensaban lo mismo, y lo que nos interesa aquí es lo que los Strauss aprendieron de Strauss.

Si Strauss no es un judío amante de la paz, debe ser necesariamente un nazi belicoso. Así lo retrata William Altman, otro autor judío, en El extranjero alemán: Leo Strauss y el nacionalsocialismo (Lexington, 2012). Es el equivalente a los esfuerzos de John Hankey por culpar del asesinato de JFK a los nazis en su película de animación “Dark Legacy” (2009).

Sólo he leído fragmentos de estos libros. Mi comprensión de Strauss se debe más a la obra de Shadia Drury Leo Strauss and the American Right (1999), cuyos argumentos están convenientemente resumidos en su entrevista en línea por Danny Postel . El análisis de Drury me pareció un buen punto de partida (no he leído su libro anterior, The Political Ideas of Leo Strauss, que parece tener poco más que ofrecer), pero, con sólo una entrada para Israel en su índice, sufre de un enorme punto ciego, ya evidente desde su título y su portada. He recurrido a la lectura de algunas de las obras clave de Strauss con la esperanza de saber qué esconde Drury. Con gran dificultad, he revisado media docena de libros de Strauss. Mi conclusión general es que Strauss es un pansionista supermachista, algo que ningún erudito, ni siquiera Drury, se atrevería a decir, pero que contribuye en gran medida a explicar el 11-S. Esto es lo que quiero ilustrar aquí.

Lo que Drury ha captado correctamente, creo, es el carácter secreto y elitista de la enseñanza de Strauss. En la prensa, Strauss expresó sus opiniones más controvertidas sólo de forma críptica, atribuyéndolas a filósofos del pasado, a menudo de forma errónea, según sus críticos. Sólo compartía abiertamente su verdadera filosofía de forma oral con sus alumnos más cercanos, que resultaban ser exclusivamente judíos (como no señala Drury). Se inspiró en Moisés Maimónides, cuyos “secretos”, escribió, “sólo pueden ser explicados en privado y sólo a personas con sabiduría teórica y política y con capacidad para entender y utilizar el discurso alusivo”. En “¿Qué es la filosofía política?” (1959), Strauss explica que la filosofía o la ciencia buscan el “conocimiento” y, por tanto, “ponen en peligro la sociedad”, cuyo elemento es la “opinión”. “Por lo tanto, la filosofía o la ciencia deben seguir siendo el coto de una pequeña minoría.

“Los filósofos o científicos que adoptan esta visión de la relación entre la filosofía o la ciencia y la sociedad se ven abocados a emplear una forma particular de escribir que revele lo que consideran la verdad a unos pocos, sin poner en peligro el compromiso incondicional de los muchos con las opiniones en las que se basa la sociedad. Distinguirán entre las verdaderas enseñanzas, como la esotérica, y las socialmente útiles, como la exotérica; mientras que la exotérica se supone que está al alcance de todos los lectores, la esotérica sólo se revela a los lectores más atentos y capacitados tras un estudio largo y concentrado.

En “La persecución y el arte de escribir”, Strauss insiste en la necesidad de que los sabios oculten sus opiniones, para proteger a las masas de la fealdad de la verdad (sí, la verdad straussiana es fea) y para protegerse de las represalias.

El “elitismo secreto” de Strauss podría ser probablemente algo bueno si las élites que tenía en mente fueran realmente los “sabios”. Es probable que Strauss lo pensara, pero también es obvio que pensaba que sólo los judíos debían presentarse, porque su círculo de seguidores era exclusivamente judío. Probablemente pensaba, como Samuel Untermeyer en 1933, que “los judíos son los aristócratas del mundo”.

En varios libros sobre Platón, Strauss abusó del concepto de “mentira noble” de Platón (La República) para avalar el uso del engaño masivo en la política. “No hay duda”, dijo Shadia Drury, “de que la lectura que hace Strauss de Platón implica que los filósofos vuelvan a la caverna y manipulen las imágenes (en forma de medios de comunicación, revistas, periódicos). Citando el argumento de Strauss y la acción de las leyes de Platón, Drury dice que “la verdadera solución platónica, tal como la entiende Strauss, es la regla secreta de los sabios”. Como escribió Abram Shulsky, alumno de Strauss, en “Leo Strauss and the World of Intelligence” (1999), para Strauss, “el engaño es la norma en la vida política”, una norma que Shulsky aplicó como director de la Oficina de Planes Especiales, responsable de fabricar información falsa sobre las “armas de destrucción masiva” de Saddam. La insistencia de Strauss en la necesidad de que las élites gobernantes utilicen mentiras y mitos para controlar a las masas es una lección bien aprendida por los neoconservadores. Fue bajo la inspiración de Strauss que Philip Zelikow, antes de ser nombrado director ejecutivo de la Comisión del 11-S, se especializó en el arte de forjar “mitos públicos” mediante la “‘captura’ o ‘formación’ de acontecimientos [que] adquieren una importancia ‘trascendente’ y, por tanto, conservan su poder incluso cuando la generación que los experimenta abandona la escena” (sus propias palabras, citadas en Wikipedia). En diciembre de 1998, fue coautor de un artículo para Foreign Affairs titulado “Terrorismo catastrófico”, en el que especulaba sobre lo que habría ocurrido si el atentado del WTC de 1993 (del que ya se culpaba a Bin Laden) se hubiera realizado con una bomba nuclear:

“Un acto terrorista tan catastrófico sería un hito en la historia de Estados Unidos. Podría provocar una pérdida de vidas y bienes sin precedentes en tiempos de paz y socavar la sensación fundamental de seguridad de Estados Unidos, como ocurrió con la prueba de la bomba atómica soviética de 1949. Al igual que Pearl Harbor, este acontecimiento dividiría nuestro pasado y nuestro futuro en un antes y un después. Estados Unidos podría responder con medidas draconianas, recortando las libertades civiles, permitiendo una mayor vigilancia de los ciudadanos, la detención de sospechosos y el uso de la fuerza letal.

En palabras de Drury, “Strauss cree que un orden político sólo puede ser estable si está unido por una amenaza externa; y siguiendo a Maquiavelo, argumentó que si no existe una amenaza externa, hay que fabricar una”. Esto proporcionó la justificación para la invención por parte de los neoconservadores del “choque de civilizaciones” para sustituir la Guerra Fría.

Strauss consideraba que las naciones estaban totalmente formadas por sus “regímenes”, y es el origen de la obsesión de los neoconservadores por el “cambio de régimen” como medio para transformar una nación en otra totalmente diferente, siendo los pueblos poco más que piezas de arcilla sin forma. Según los straussianos Catherine y Michael Zuckert (leer aquí), “la mayor amenaza proviene de los Estados que no comparten los valores democráticos estadounidenses. Cambiar estos regímenes y promover los valores democráticos es [en palabras de Irving Kristol] “el mejor método para mejorar la seguridad y la paz (de EEUU)”

Este es, por supuesto, el sermón exotérico straussiano para el consumo masivo estadounidense. Incluso los Zuckert tienen que admitir: “Una de las cuestiones más difíciles que plantea la visión straussiana compuesta que acabamos de resumir se refiere a la relación entre el lado idealista wilsoniano y el lado realista maquiavélico. Existe, como mínimo, una tensión entre ambos.

Strauss se maravilló del poder de la televisión y el cine para moldear la opinión pública y las emociones. Era un crítico aficionado del cine del “Oeste”, un género que consideraba un caso exitoso de creación de mitos nacionales basados en una clara distinción entre los buenos (nosotros) y los malos (ellos). Según su alumno Stanley Rosen (que habla en el documental de la BBC de Adam Curtis, “The Power of Nightmares”, primer episodio a las 8.49), el programa de televisión favorito de Strauss era Western Gunsmoke. Este programa “tuvo un efecto saludable en el público estadounidense, porque mostró el conflicto entre el bien y el mal de una manera inmediatamente inteligible para todos”. No es casualidad que en 1980, los neoconservadores pusieran todas sus fichas en el actor del Oeste de Hollywood Ronald Reagan, un hombre que una vez resumió su visión política con estas palabras: “La diferencia entre el bien y el mal parece tan clara como los sombreros blancos (o negros o sombreros) que los vaqueros de Hollywood siempre llevaban para que supieras desde el principio quién era el bueno y quién el malo.

Strauss era muy consciente, al igual que Neal Gabler, de que la cultura de Hollywood en general era una creación de los emigrantes judíos de Europa del Este4. En el documental “Hollywoodism: Jews, Movies and the American Dream” (1998), Gabler afirma que “la gran ironía de todo Hollywood es que los estadounidenses llegan a definirse por la ‘América en la sombra’ que crearon los inmigrantes judíos de Europa del Este”.

El apego de Strauss al judaísmo es probablemente la parte más esotérica de su enseñanza, por ser la menos pública. Incluso Drury se muestra muy esquiva en este tema: se aferra a la ficción de que los neoconservadores son imperialistas de la derecha estadounidense. Toma al pie de la letra el autoproclamado “nacionalismo” estadounidense de Irving Kristol, e ignora que algunos de los editores o estrechos colaboradores del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano también escribieron informes secretos a Benyamin Netanyahu recomendando una política agresiva de expansión territorial.

Drury cita a Harry Jaffa, uno de los primeros estudiantes de doctorado de Strauss, diciendo que “América es la Sión que iluminará el mundo entero”. La ironía y el significado críptico están definitivamente ausentes: América incendiará el mundo para Sión. Esto es lo que realmente han hecho los neoconservadores.

Aquí tenemos una ilustración de la mentira en dos fases, una técnica conocida por aquellos a los que Schopenhauer llamaba “los grandes maestros de la mentira” (citado por su más famoso discípulo austriaco). Habiendo levantado el velo de la mentira “exotérica” de los Strauss (el mito de América contra el mal), Drury está convencida de que ve su verdad “esotérica” (América necesita el mito), cuando en realidad es sólo una mentira más sofisticada. La verdad sigue estando un nivel más abajo.

Con su documental de la BBC “El poder de las pesadillas”, Adam Curtis es otro ejemplo de intelectual que apenas rasca la fina superficie de la propaganda neoconservadora y se cree la gruesa capa de mentiras que hay debajo. Curtis cree que, durante la Guerra Fría, Strauss y los straussianos querían proporcionar a los estadounidenses un enemigo mítico y malvado, como medio de “rescatar al país de la decadencia moral, … volver a involucrar al público en una gran visión del destino de Estados Unidos, que daría sentido y propósito a sus vidas”. Por supuesto, Curtis tiene que explicar entonces por qué, bajo esta elevada justificación patriótica, los neoconservadores han arrastrado a Estados Unidos a guerras ilegítimas que causan un daño irreparable a la nación. Curtis no pudo convencerse de que los neoconservadores inician guerras mundiales sólo para levantar la moral estadounidense. En cambio, especula que los neoconservadores son tan estúpidos que han caído en sus propias mentiras: “Lo que comenzó como el tipo de mito que Leo Strauss dijo que era necesario para el pueblo estadounidense, se convirtió cada vez más en una verdad para los neoconservadores. Empezaron a creerse su propia ficción” (episodio 1). Y de nuevo en el episodio 2: “En los años 70… Paul Wolfowitz, Richard Perle y otros neoconservadores se habían propuesto reafirmar el mito de Estados Unidos como un país único, cuyo destino era luchar contra el mal en todo el mundo. Una vez en la cumbre del poder, terminaron por creer ellos mimos en este mito. Se veían a sí mismos como revolucionarios que transformarían el mundo, empezando por la derrota del Imperio del Mal.

Según Curtis, los neoconservadores estaban tan engañados que se dejaron engañar por su propia mentira una segunda vez, y acabaron creyendo en la falsa “guerra contra el terror” que habían inventado en un principio sólo para mantener alta la moral estadounidense. Habían decidido crear la fantasía de una “poderosa red del mal, controlada desde el centro por Bin Laden desde su guarida en Afganistán… porque se ajustaba a su visión del destino único de Estados Unidos para librar una batalla épica contra las fuerzas del mal en todo el mundo”. Pero de nuevo, según Curtis, los neoconservadores empezaron a creerse su propia mentira, lo que les llevó a destruir inocentemente el Oriente Medio y la democracia estadounidense a la vez en el proceso: “los neoconservadores estaban ahora cada vez más encerrados en esta fantasía, y entonces se dedicaron a descubrir la supuesta red en la propia América.

Me pregunto si el propio Curtis se cree lo que dice, o pretende hacerlo. En cualquier caso, demuestra la eficacia de la mentira en dos fases. Es una estrategia dialéctica: los mentirosos de primer nivel deben poder contar con los mentirosos de segundo nivel y sus idiotas útiles -la oposición controlada- para encubrirlos fingiendo que los desenmascaran. Por ejemplo, los israelíes necesitan primero a un Chomsky para que les proteja de la acusación de traición y les diga a los estadounidenses con medio cerebro que todo lo malo que hace Israel, lo hace porque Estados Unidos le obliga a hacerlo (teoría del “triángulo fatídico”) .

En el caso del 11-S, Israel se esconde detrás de dos banderas falsas: debajo de la mentira de primer nivel – “Fue Al Qaeda”- ; luego se plantó la mentira de segundo nivel (o media mentira) – “Fue Estados Unidos”-, como explicó el difunto y bendito Victor Thorn en 2011:

“En esencia, el “movimiento de la verdad del 11-S” fue concebido antes del 11-S como una forma de suprimir la información sobre la complicidad israelí. En 2002-2003, los “truthers” empezaron a aparecer en las concentraciones con carteles que decían “9/11 was an inside job”. Al principio, estas señales daban esperanza a quienes no creían en la absurda cobertura del gobierno y de los medios de comunicación. Pero entonces surgió una terrible constatación: el eslogan “el 11-S fue un trabajo interno” fue probablemente el mayor ejemplo de propaganda israelí jamás concebido.

La regla básica de todos estos trucos puede formularse así: mentir a lo grande a las masas, pero tener preparada una mentira más pequeña para unos pocos. Por cierto, la razón por la que la gran mentira funciona mejor para las masas fue explicada en 1925 por un famoso antisemita austriaco:

“En la primitiva simplicidad de sus mentes, ellos [las grandes masas] serán más fácilmente víctimas de una gran mentira que de una pequeña, ya que ellos mismos a veces dicen pequeñas mentiras, pero se avergonzarían de decir una mentira demasiado grande. Nunca se plantearían decir una mentira de tal magnitud ellos mismos, o sabiendo que requeriría tal descaro, no considerarían posible que la dijeran otros. Incluso después de ser iluminados y de que se les muestre que la mentira es mentira, seguirán dudando y vacilando durante mucho tiempo y seguirán creyendo que debe haber algo de verdad detrás, y que debe haber otra explicación. Por esta razón, es seguro que algunas de las mentiras más atrevidas y descaradas permanecerán. Este es un hecho que todos los grandes mentirosos y sociedades de mentirosos de este mundo conocen muy bien y utilizan regularmente.”

El engaño straussiano debe entenderse en dos sentidos. Cualquiera que piense que las fantasías exotéricas de los straussianos están motivadas por algún tipo de preocupación por América (sus valores, su imperio, etc.) es víctima de sus mentiras esotéricas. La clave para entender la esencia del straussianismo es la palabra que Curtis nunca pronuncia en su documental de tres horas sobre los straussianos: Israel.

Para conocer mejor el sionismo straussiano, debemos recurrir a una fuente primaria (que Drury, para su crédito, menciona): su conferencia de 1962 en la Fundación Hillel, “Por qué seguimos siendo judíos”, una de sus comunicaciones orales grabadas y puestas a disposición del público en la década de 1990. Strauss comienza su conferencia afirmando que, por una vez, “no me andaré por las ramas en todos los aspectos”. Luego reveló que “desde muy, muy temprano el tema principal de mis reflexiones ha sido la llamada ‘cuestión judía'”, lo que sorprendería a muchos. Su principal mensaje a su público judío estadounidense es: “Volved a la fe judía, volved a la fe de nuestros antepasados”.

Drury considera que la defensa de la “fe judía” por parte de Strauss es una forma de engaño o hipocresía, ya que Strauss es un ateo declarado y califica abiertamente el judaísmo como una “ilusión heroica” y “un sueño” (ya que “ningún sueño más noble fue jamás soñado”). Pero la acusación es injusta, creo, porque pasa por alto las calificaciones de Strauss de “fe” y “sueño”. En primer lugar, Strauss aclara que por “fe” no entiende necesariamente “creencia”, sino “fidelidad, lealtad, piedad en el antiguo sentido latino de la palabra pietas”. En segundo lugar, inmediatamente después de describir el judaísmo como un “sueño”, Strauss añade que “el sueño es parecido a una aspiración”. Y la aspiración es una especie de adivinación a partir de una visión enigmática. Aunque no lo detalla, está bastante claro: para Strauss, el judaísmo no es una elección de Dios, sino una elección de uno mismo. Esta es una opinión muy común entre los intelectuales judíos, relacionada con la noción cabalística de que Yahvé es como el alma colectiva del pueblo judío. En un “Ensayo sobre el alma judía” (1929), por ejemplo, Isaac Kadmi-Cohen escribe que “la divinidad en el judaísmo está contenida en la exaltación de la entidad representada por la raza. Por eso los judíos pueden ser no creyentes en Dios y seguir creyendo en la promesa de Yahvé. Cuando Drury critica a Strauss por interesarse sólo por los beneficios políticos de la religión, “debería saber que esto no es necesariamente una traición a la tradición judía. La idea de que la profecía tiene una “misión política”” (Strauss, “Philosophy and Law”) es un hecho para muchos sionistas seculares.

El pasaje central de la conferencia de Strauss “Por qué seguimos siendo judíos” es una larga cita del aforismo 205 de El amanecer del día de Nietzsche, en el que éste predice que los judíos se convertirán en “los señores de Europa”. Después de dieciocho siglos de formación en Europa, decía Nietzsche, “los recursos psíquicos y espirituales de los judíos de hoy son extraordinarios”. Entre otras bazas, “han sabido crear una sensación de poder y de venganza eterna a partir de los propios oficios que les han dejado. Por eso, dice Nietzsche (citado por Strauss):

“En algún momento, Europa puede caer como una fruta perfectamente madura en su mano, algo que sólo llega por casualidad. Mientras tanto, deben distinguirse en todos los ámbitos de la distinción europea y estar entre los primeros, hasta que estén lo suficientemente avanzados como para determinar por sí mismos lo que es distintivo. Entonces se les llamará inventores y guías de los europeos.

Strauss señala que “Europa” debería sustituirse por “Occidente” en el aforismo de Nietzsche, y comenta que es “la declaración más profunda y radical sobre la asimilación que he leído”. Puede ser, de hecho, la clave de la agenda straussiana. La asimilación como encubrimiento y como estrategia a largo plazo para el supremacismo judío es la única asimilación que Strauss aprueba.

En la misma conferencia, Strauss critica el sionismo político por pertenecer al tipo de asimilación equivocado, ya que pretendía crear una nación como cualquier otra. Si Israel se convirtiera en una nación como cualquier otra, la identidad judía perecería, porque la identidad judía se basa en la persecución inherente a la dispersión. Strauss aboga por un “sionismo religioso” que trascienda el proyecto nacional. Cree que los judíos deben seguir siendo una nación dispersa entre otras naciones. Sin embargo, Strauss elogió al Estado de Israel por dar ejemplo con su prohibición de los matrimonios mixtos, realizando “un acto de limpieza o purificación nacional”, “una reafirmación de la diferencia entre judíos y no judíos”. Strauss también defendió el racismo de Estado de Israel en la National Review: El sionismo político, escribió, “ha cumplido una función conservadora” al frenar la “marea niveladora” progresiva de las “venerables diferencias ancestrales”.

El énfasis de Strauss en la endogamia va al corazón mismo de la Torá, que insiste en la estricta igualdad entre el monoteísmo y la pureza racial; cometer idolatría (“servir a otros dioses”) y casarse con no judíos son una misma cosa (por ejemplo, Deuteronomio 7:3-4 y Números 25:1-2). ¡Todas las leyes judías son esencialmente muros construidos alrededor del sagrado deber de guardar la sangre! “Todo es raza, no hay otra verdad”, escribió otro judío “asimilado”.

Lo que Strauss dice sobre otras naciones en relación con la nación judía también demuestra la penetrante comprensión y aprobación de Strauss de la ideología bíblica: refiriéndose al “antijudaísmo de la antigüedad clásica tardía, cuando nosotros… fuimos acusados por los paganos romanos de estar convencidos [dela necesidad para nosotros] del odio a la raza humana”, añade:

“Sostengo que esto fue un gran cumplido. Y trataré de demostrarlo. Esta acusación refleja un hecho innegable. Porque la raza humana está compuesta por muchas naciones o tribus o, en hebreo, goyim. Una nación es una nación en virtud de lo que admira. En la antigüedad, una nación era una nación en virtud del respeto a sus dioses. Entonces no tenían ideologías, ni siquiera tenían ideas. En la cima estaban los dioses. Y ahora nuestros antepasados decían a priori, es decir, sin mirar a ninguno de estos dioses, que estos dioses eran tonterías y abominaciones, que las cosas más altas de cualquier nación eran tonterías y abominaciones.

La adhesión de Strauss al programa bíblico de dominación del mundo judío es la característica menos mencionada, pero posiblemente la más importante de la enseñanza esotérica de Strauss. La segunda característica más importante es su maquiavelismo.

Strauss admiraba mucho a Maquiavelo, el filósofo político del siglo XV que rechazaba la noción clásica de que la virtud debía ser el fundamento del poder, y sostenía que sólo importa la apariencia de la virtud, y que el príncipe exitoso debe ser un “gran simulador” que manipula y contrarresta la mente de la gente. En sus “Reflexiones sobre Maquiavelo”, Strauss se aleja de la tendencia a minimizar la inmoralidad del autor de “El Príncipe”, y en cambio está de acuerdo con la “simple opinión” de que su teoría política es inmoral. Relativizar la inmoralidad de Maquiavelo, dice Strauss, “nos impide hacer justicia a lo que es verdaderamente admirable en Maquiavelo: la intrepidez de su pensamiento, la grandeza de su visión y la elegante sutileza de su discurso”. El pensamiento de Maquiavelo es tan revolucionario, creía Strauss, que sus últimas implicaciones no podían quedar claras: Maquiavelo no llega hasta el final; la última parte del camino debe recorrerla el lector que entiende lo que omite el escritor. Para ello, Strauss es el guía, pues descubrir en los escritos [de Maquiavelo] lo que él consideraba la verdad es difícil; no es imposible. La verdad de Maquiavelo no es una luz cegadora, sino más bien un abismo sin fondo que sólo el filósofo consumado puede contemplar sin convertirse en una bestia: no hay más allá, ni bien ni mal, y por lo tanto la élite gobernante no necesita inhibirse por la moral.

Maquiavelo, según Strauss, es un patriota de un tipo superior porque se preocupa más por la salvación de su patria que por la salvación de su alma. Para Strauss, sólo las naciones pueden ser eternas, ya que los hombres no tienen almas individuales; por tanto, no hay límites morales a lo que un patriota (sionista) puede hacer por su nación. Para Strauss, sólo las naciones pueden ser eternas, ya que los hombres no tienen almas individuales; por lo tanto, no hay límites morales a lo que un patriota (sionista) puede hacer por su nación es un patriota de un tipo superior porque “se preocupa más por la salvación de su patria que por la salvación de su alma”. Para Strauss, sólo las naciones pueden ser eternas, ya que los hombres no tienen almas individuales; por lo tanto, no hay límites morales a lo que un patriota (sionista) puede hacer por su nación.

El sionismo y el maquiavelismo son conceptos tan gemelos en la perspectiva straussiana que el discípulo de Strauss, Michael Ledeen, miembro fundador del Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA), planteó la hipótesis de que Maquiavelo era un judío secreto. “Escuchen su filosofía política y oirán música judía”, escribió Ledeen, citando el desprecio de Maquiavelo por la ética no violenta de Jesús y su admiración por el pragmatismo de Moisés, que fue capaz de poner en riesgo la vida de miles de su propia tribu para establecer su autoridad.

La etnia criptojudía de Maquiavelo es plausible: su nombre podría provenir del hebreo Mashiah be El, ‘Mesías de Dios’. En cualquier caso, su comprensión de que el miedo es la forma más eficaz de gobernar es exactamente lo que se espera de un levita. La amenaza de destrucción por el incumplimiento de la ley mosaica es un leitmotiv de la Torá:

“Y si, a pesar de esto, no me escuchas sino que vas contra mí, iré contra ti con furia y te castigaré siete veces por tus pecados. Comerás la carne de tus propios hijos, comerás la carne de tus propias hijas. Destruiré vuestros lugares altos y romperé vuestros altares de incienso; amontonaré vuestros cadáveres sobre los cadáveres de vuestros asquerosos ídolos y os rechazaré. Haré de sus ciudades una ruina, etc.” (Levítico 26:27-31).

El miedo a la ira de Yahvé ha sido profundamente interiorizado por el pueblo judío, pues siempre ha sido el medio por el que las élites judías controlan a su rebaño. La religión del Holocausto es una versión secular del Yahwismo.

Si el espíritu de una nación resulta de la amenaza -real o imaginaria- de su enemigo, como cree Strauss, entonces Israel tiene el espíritu más fuerte, porque ve al resto del mundo como sus enemigos. Los judíos son “el pueblo elegido para el odio universal”, como escribió el proto-sionista Leo Pinsker en su panfleto “Self-Emancipation” (1882). Existe una complementariedad dialéctica entre la amenaza de exterminio percibida y la lucha por la dominación mundial, ya que esta última es la única forma de superar la primera. Esta es la esencia de la paranoia judía inoculada por la Biblia.

En conclusión, Strauss tiene una visión muy clara de Israel como una nación única destinada -por el más noble sueño- a gobernar sobre otras naciones, e incluso a destruirlas espiritualmente, por todos los medios inmorales posibles. Se puede llamar a su visión pansionismo maquiavélico, o simplemente supremacismo judío. Llámese como se llame, es profundamente bíblica, tan bíblica como la filosofía política de David Ben Gurion, el “padre de la nación judía”. En 1962, el mismo año de la conferencia de Strauss “Por qué seguimos siendo judíos”, Ben Gurion se quejó ante el presidente Kennedy de la inminente destrucción de su nueva nación por los nazis egipcios, pero al mismo tiempo predijo en la revista Look que en 25 años Jerusalén “será la sede del Tribunal Supremo de la Humanidad, para dirimir todas las controversias entre los continentes federados, como profetizó Isaías”. En efecto, Isaías profetizó: “Porque la ley saldrá de Sión, y la palabra de Yahvé de Jerusalén. Entonces juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos” (2:3-4). En otras palabras, Israel gobernará el mundo.

Isaías, el profeta favorito de los sionistas, también declaró: “La nación y el reino que no te sirvan perecerán, y … serán totalmente destruidos” (60:12); “mamarás la leche de las naciones, chuparás las riquezas de los reyes” (60:16); “te alimentarás de las riquezas de las naciones, las suplirás en su gloria” (61:6). Este es el plan bíblico para el orden mundial sionista, también prometido por el celoso demonio de Israel en el Deuteronomio: “devora a todos los pueblos que Yahvé, tu dios, pone a tu merced, no tengas piedad de ellos” (7:16); “te exaltará por encima de todas las demás naciones que ha hecho” (28:1); “harás que muchas naciones sean tus súbditos, pero no te someterás a ninguna de ellas” (28:12).

Si no indagamos en las raíces bíblicas del sionismo, no podremos entenderlo. Ben Gurion solía decir: “No puede haber una educación política o militar válida acerca de Israel sin un conocimiento profundo de la Biblia. Esta declaración debe tomarse en serio. Si es cierto para los dirigentes israelíes -y Benyamin Netanyahu no tendría nada que objetar-, también lo es para todos los analistas serios: no puede haber una verdadera comprensión de Israel y de su antiguo propósito sin el conocimiento de la Biblia hebrea. La conspiración sionista para la supremacía mundial está escrita allí en lenguaje claro.

Yahvé es un dios sociópata, y Yahvé es el dios de Israel, por lo que Israel es una nación sociópata. Esta es la simple verdad del sionismo, la ecuación de la que se derivó en última instancia el 11-S.

Laurent Guyénot, 20 agosto 2021

*

Versión francesa: https://www.profession-gendarme.com/20eme-anniversaire-le-11-septembre-etait-un-coup-detat-straussien/

Versión en inglés: https://www.unz.com/article/9-11-was-a-straussian-coup/

Traducido y Publicado originalmente en espanol por Red Internacional

*

 

Referencias

– James Hepburn, “Farewell America: The Plot to Kill JFK”, Penmarin Books, 2002, p. 269.

– Stephen Sniegoski, “The Transparent Cabal: The Neoconservative Agenda, War in the Middle East, and the National Interest of Israel”, Enigma Publishing, 2008, p. 193.

– Sarah Schmidt, “The ‘Parushim’: A Secret Episode in American Zionist History”, American Jewish Historical Quarterly 65, nº 2, diciembre de 1975, pp. 121-139, en ifamericansknew.org/history/parushim.html.

– Benjamin Wurgaft, “Una cábala que nos merecemos: Leo Strauss, the Straussians, and Public Intellectual Culture,” 2011 APSA Annual Meeting Paper, disponible en ssrn.com/abstract=1900150

– ” El “ensayo introductorio” de Strauss a Moisés Maimónides, La guía de los perplejos, vol. 1, University of Chicago Press, 1963, pp. xiv-xv. Sobre el esoterismo de Strauss, léase Nicholas Xenos, “Leo Strauss y la retórica de la guerra contra el terror”. Según Xenos, Strauss aprendió de Maimónides que los verdaderos filósofos “escribían para al menos dos públicos diferentes”. Un público se dirigía al llamado significado exotérico de sus textos, que era el nivel edificante y superficial, mientras que otro público se dirigía a un significado esotérico, que está incrustado en el texto pero que sólo ciertas personas son capaces de extraer.

– Leo Strauss, “Sobre una escritura olvidada”, en “Qué es la filosofía política” (1959), pp. 221-222.

– Entrevista con Drury en 2003 en opendemocracy.net/article_1542jsp

– “Leo Strauss and the World of Intelligence (By Which We Do Not Mean Nous)”, en Kenneth L. Deutsch y John Albert Murley, eds, Leo Strauss, the Straussians, and the American Régime, Rowman & Littlefield, 1999.

– Ashton Carter, John Deutch y Philip Zelikow, “Catastrophic terrorism: Tackling the new danger”, Foreign Affairs, 77 (1998), p. 80.

– Shadia Drury, “Leo Strauss and the American Right”, St. Martin’s Press, 1999, p. 23.

– De las páginas 1-20 de “La verdad sobre Leo Strauss”, en press.uchicago.edu/Chicago/993329

– Citado en David Hamilton Murdoch, “The American West: The Invention of a Myth”, Welsh Academic Press, 2001, p. 100.

– Neal Gabler, “An Empire Apart: How the Jews Invented Hollywood”, Anchor, 1989.

– Patrick J. Buchanan, “¿La guerra de quién? Una camarilla neoconservadora busca atrapar a nuestro país en una serie de guerras que no son del interés de Estados Unidos”, The American Conservative, 24 de marzo de 2003

– Entrevista de 2003 con Drury en opendemocracy.net/article_1542jsp

– La transcripción completa está disponible aquí: aireform.com/The-Power-of-Nightmares-The-Rise-of-the-Politics-of-Fear-aall-three-combined-episodes-A.Curtis-53p

– Leo Strauss, “Why do we remain Jewish: Can Jewish faith and history still speak to us?” en “Jewish Philosophy and the Crisis of Modernity: Essays and Lectures in Modern Jewish Thought”, ed. Kenneth Hart Green, State University of New York Press, 1997, pp. 311-356, en línea aquí. También hay una grabación de audio disponible aquí.

– Isaac Kadmi-Cohen, “Nómadas: ensayo sobre el alma judía”, Félix Alcan, 1929 (archive.org), p. 143.

– Drury, “Leo Strauss and the American Right”, op. cit. p. 56.

– Leo Strauss, “The State of Israel”, National Review, vol. 3, nº 1, 5 de enero de 1957, p. 23, citado en “Drury, Leo Strauss and the American Right”, op. cit. p. 41.

– Sidonia, a “Coningsby” de Benjamin Disraeli.

– Leo Strauss, “Reflections on Machiavelli”, University of Chicago Press, 1995, pp. 10-13.

– Lo que Maquiavelo (¿un judío secreto?) aprendió de Moisés”, Jewish World Review, 7 de junio de 1999, en jewishworldreview.com

– Leon Pinsker, “Auto-Emancipación: un llamamiento a su pueblo por un judío ruso” (1882).

– David Ben Gurion y Amram Ducovny, “David Ben Gurion, In His Own Words”, Fleet Press Corp, 1969, p. 116.

– Dan Kurzman, “Ben Gurion, Prophet of Fire”, Touchstone, 1983, p. 26.

 

*

Notas:

[0] ” Documental de choque sobre el 11-S: ningún avión se estrelló contra las torres ”

[1]El general francés Delawarde es acusado de “incitar al odio y la violencia” por preguntar “¿Quién controla los medios de comunicación?” ”

[2] El neoconservadurismo, que generalmente se percibe como extrema derecha republicana, es en realidad un movimiento intelectual que se originó a finales de la década de 1960 en el seno de la redacción de la revista mensual Commentary, órgano de prensa del Comité Judío Americano que sustituyó al Contemporary Jewish Record en 1945. The Forward, el diario judío más antiguo de Estados Unidos, escribió en un artículo de 2006: “Si hay un movimiento intelectual en Estados Unidos que los judíos pueden reclamar haber inventado, es el neoconservadurismo. Este pensamiento sin duda horrorizará a la mayoría de los judíos estadounidenses, que son predominantemente liberales. Sin embargo, es un hecho que, como filosofía política, el neoconservadurismo nació entre los hijos de inmigrantes judíos y ahora es el dominio particular de los nietos de esos inmigrantes. El apologista neoconservador Murray Friedman lo explica por la beneficencia inherente al judaísmo, “la idea de que los judíos fueron puestos en la tierra para hacer de ella un mundo mejor, quizás incluso más santo”.

Al igual que se habla de la “derecha cristiana” como fuerza política en Estados Unidos, se podría hablar de los neoconservadores como representantes de la “derecha judía”. Sin embargo, esta caracterización es problemática por tres razones:

– En primer lugar, los neoconservadores son un clan pequeño, aunque han adquirido una autoridad considerable sobre las organizaciones representativas judías, en particular la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Americanas. El periodista del New York Times Thomas Friedman cuenta con veinticinco de ellos, sobre los que escribió en 2003: “Si los hubieras exiliado a una isla desierta hace año y medio, la guerra de Irak no se habría producido”. Los neoconservadores compensan su escaso número con la multiplicación de sus Comités, Proyectos y otros think tanks redundantes, que les dan una especie de ubicuidad, pero su filosofía sigue siendo la prerrogativa de un pequeño número.

– En segundo lugar, los neoconservadores de la primera generación proceden todos de la izquierda, e incluso de la extrema izquierda trotskista para algunos, como Irving Kristol, el principal intelectual del neoconservadurismo y uno de los principales editores de Commentary. Fue a finales de los años 60 cuando la redacción de Commentary inició su giro a la derecha, rompiendo con la Nueva Izquierda pacifista encarnada por George McGovern. Norman Podhoretz, director de Commentary desde 1960 hasta su jubilación en 1995, fue un activista anti-Vietnam hasta 1967, y en los años 70 se convirtió en un firme defensor del aumento del gasto en defensa, llevándose a la redacción con él. En la década de 1980, se opuso a la política de distensión en su libro The Present Danger. Defendió la invasión de Irak en la década de 1990, y de nuevo a principios de la década de 2000. En 2007, cuando su hijo John Podhoretz asumió la dirección de Commentary, defendió la urgencia de un ataque de Estados Unidos a Irán.

– En tercer lugar, a diferencia de los cristianos evangélicos con los que se asocian fácilmente, los neoconservadores no hacen alarde de su judaísmo. Sean marxistas o no, son abrumadoramente no religiosos. La filosofía que los más influyentes de ellos (Norman Podhoretz y su hijo John, Irving Kristol y su hijo William, Donald Kagan y su hijo Robert, Paul Wolfowitz, Abram Shulsky) reivindican expresamente es la de Leo Strauss, de modo que los neoconservadores se han definido a veces como “straussianos”. Strauss, nacido en una familia de judíos ortodoxos alemanes, fue alumno y colaborador de Carl Schmitt, politólogo especializado en Thomas Hobbes, admirador de Mussolini, teórico de una “teología política” en la que el Estado se apropia de los atributos de Dios, y jurista designado del Tercer Reich. Tras el incendio del Reichstag en febrero de 1933, fue Schmitt quien proporcionó el marco legal para la suspensión de derechos y el establecimiento de la dictadura. También fue Schmitt quien, en 1934, obtuvo personalmente una beca de la Fundación Rockefeller que permitió a Leo Strauss abandonar Alemania para estudiar a Thomas Hobbes en Londres y París, y finalmente enseñar en Chicago. Esta filiación no la discuten los straussianos.

 

*

Sobre el autor:

Laurent Guyénot tiene un título de ingeniero (ENSTA, París) y un doctorado en estudios medievales (Sorbona, París). (Traducción del título de su volumen publicado en inglés:  De Yahvé a Sión: Dios celoso, Pueblo elegido, Tierra prometida… choque de civilizaciones, y Nuestro Dios es tu Dios también, pero nos ha elegido a nosotros: Ensayos sobre el poder judío ( colección de artículos publicados por Unz Review). También ha escrito JFK-9/11: 50 años de Estado Profundo (prohibido en amazon.com) y es co-autor de un documental sobre “Israel y los asesinatos de los hermanos Kennedy“.

Laurent Guyénot ha recopilado sus artículos anteriores de Unz Review en ““Our God is Your God Too, But He Has Chosen Us”: Essays on Jewish Power

También es el autor de From Yahweh to Zion: Jealous God, Chosen People, Promised Land … Clash of Civilizations, 2018,

y

JFK-9/11: 50 years of Deep State,, Progressive Press, 2014 (ahora prohibido en Amazon).

*

Hasta ahora las publicaciones en español de Laurent Guyénot son:

– El 11 de septiembre fue un trabajo israelí

https://redinternacional.info/2021/09/15/el-11-s-fue-un-trabajo-israeli-por-laurent-guyenot/

– El alma y la sangre, un ensayo de metagenética

https://redinternacional.info/2021/04/01/el-alma-y-la-sangre-un-ensayo-de-metagenetica-por-laurent-guyenot/

Original: https://www.unz.com/article/blood-and-soul/    *** En la página unz.com se pueden leer todos los artículos directamente en español, por traducción automática bastante satisfactoria para el que ya conoce el tema: basta con cliquear la casilla arriba a la derecha, que dice “EN”, y allí se elige el idioma que uno prefiere.

– ¿Terminará alguna vez la desnazificación?

https://redinternacional.info/2021/03/13/terminara-alguna-vez-la-des-nazificacion-por-laurent-guyenot/

– Cuán falsa es la antiguëdad romana https://redinternacional.info/2020/07/15/revisando-la-historia-de-la-antiguedad-romana-parte-1/

– Cuánto duró el primer milenio (redinternacional.net, 2020)

– Historia de la iglesia revisitada (https://redinternacional.info/2020/10/05/la-historia-de-la-iglesia-revisitada-el-golpe-de-fuerza-gregoriano-y-la-usurpacion-del-derecho-de-nacimiento-de-bizancio)

– El cristianismo y la gran mentira, cómo pudo Yahvé conquistar a Roma (2021)https://redinternacional.info/2021/01/09/el-cristianismo-y-la-gran-mentira-como-pudo-yahve-conquistar-a-roma-laurent-guyenot/?fbclid=IwAR3YZlUS3oZqSuN5i9HRmh5qWgF-6xbaaEbbub_H4_HtB1_QE95fr4AH590:

– ¿Quién demonios es el príncipe de este mundo?

https://redinternacional.info/2019/11/29/quien-demonios-es-el-principe-de-este-mundo-por-laurent-guyenot/

– El santo anzuelo judío, el caballo de Troya de Yahvé en la ciudad gentil

https://redinternacional.info/2019/11/22/el-santo-anzuelo-judio-el-caballo-de-troya-de-yahve-en-la-ciudad-gentil-por-laurent-guyenot/

– ¿Cuán bíblico es el sionismo?

https://redinternacional.info/2019/11/13/cuan-biblico-es-el-sionismo-por-laurent-guyenot/

– Dossier: ¿Es la circuncisión la fuente de la tribulación judía? Mutilación genital y trauma psíquico   https://redinternacional.info/2019/03/25/dossier-es-la-circuncision-la-fuente-de-la-tribulacion-judia-mutilacion-genital-y-trauma-psiquico-por-laurent-guyenot/

– ¿Fue Martin Luther King sacrificado por Sión?

https://redinternacional.info/2018/04/09/fue-martin-luther-king-sacrificado-por-zion-por-laurent-guyenot/

11 de septiembre ¿una operación que se organizó desde adentro, o una operación del Mossad? https://www.voltairenet.org/article180189.html (25 de septiembre de 2013)

– Kennedy, el lobby y la bomba : https://www.voltairenet.org/article178407.html (2 de mayo de 2013)

*

Otros escritos relacionados, señalados en https://www.unz.com/article/9-11-was-a-straussian-coup/:

Acerca de Hollywood, medios de comunicación social (pornografía y pedofilia) :

– BHL-WEINSTEIN: LA CONEXIÓN ISRAELÍ

– Brad Pitt: La élite pedófila de Hollywood controla América

– Corey Feldman quería denunciar a los pedófilos de Hollywood. Prisión y lavado de cerebro

– Una reseña de “Revolutionary Yiddishland: A History of Jewish Radicalism”. Parte 1 de 3.

– Corey Feldman quería denunciar a los pedófilos de Hollywood. Prisión y lavado de cerebro

– Elijah Wood denuncia las redes de pederastia organizadas en Hollywood

– Explosivo: Lista de pederastas de Hollywood que abusaron de Corey Feldman

– El Hollywood posmoderno de Babilonia

– Israel es el centro mundial de la trata de blancas (goyim)

– La vida sexual secreta de los judíos, por Lasha Darkmoon

– El depredador sexual Weinstein, amparado por el Mossad

– Los agentes israelíes que ayudaron a Harvey Weinstein recopilaron información sobre ex altos funcionarios de la administración Obama

– La industria judía del porno: “activismo antifascista” y terrorismo cultural (parte 1/2)

– La industria judía del porno: “activismo antifascista” y terrorismo cultural (parte 2/2)

– Marilyn Monroe y sus “judíos” de Hollywood

– Pedofilia “snuff porn”: matan a niños para su placer sexual

– Pedofilia en las altas esferas: la conexión judía

– Fotos de James Gunn en una fiesta pedófila de Hollywood

– Pornografía y control político

– ¿Por qué los judíos crearon y desarrollaron la industria del porno en Estados Unidos?

– ¿Por qué los judíos crearon y desarrollaron la industria del porno en Estados Unidos?

– ¿Quién gobierna la “Dark Web” de la pornografía y por qué?

– Woody Allen el pedófilo, o cómo el sexo se convirtió en nuestra religión

Print Friendly, PDF & Email