Fuga y re-captura de Zakaria Zubeidi – por Israel Shamir

 

Los héroes son pocos; son trágicos e inspiradores al mismo tiempo. Un héroe de la vida real es Zakaria Zubeidi, 45 años, de Yenín, en Palestina. Hombre de fuerza y cerebro, de arpa espada, fue comandante de la Brigada al Aqsa y director del Teatro de la Libertad. Hace años, el Sunday Times lo llamó “uno de los enemigos más buscados e implacables de Israel”. Como gato de nueve vidas, sobrevivió a muchos intentos de asesinato israelíes; había entrado y salido de la cárcel muchas veces; recibió su primera bala israelí a los 13 años; su estreno cinematográfico a los 14.

Hace unos días, protagonizó una audaz fuga de la prisión de alta seguridad de Israel, junto con otros cinco convictos. Cavaron un túnel de 20 metros de largo con sus cucharas, como el Conde de Montecristo, y salieron fuera de los muros, colándose por un estrecho canal de comunicación. Esta hazaña valiente, por no decir imposible, animó a los palestinos cautivos y les dio un segundo aire cuando estaban agotados y desesperados. La población de Tierra Santa y la gran diáspora palestina contuvieron su aliento colectivo tras su evasión y rezaron para que se pusieran a salvo.

Es normal que los seres humanos empaticen con los fugitivos, más que con los perseguidores. Los jóvenes lectores de La cabaña del tío Tom siguieron así la situación de Eliza, con su hijo a cuestas, cruzando el helado río Ohio desde la esclavitud hasta la libertad, escapando de los perros asesinos y de los cazadores de esclavos. Por desgracia, Zakaria nunca llegó a la orilla segura. En el Dixie de la década de 1830, hubo blancos valientes y nobles que amparaban a los esclavos negros fugitivos. Alemanes y rusos, polacos y franceses dieron refugio a los judíos que escapaban de los campos. En Israel 2021, ni un solo judío ofreció a los fugitivos agua ni pan, ni ayudó a un palestino fugado; todos los que los vieron informaron inmediatamente a la policía, dijeron las autoridades. En pocos días, cuatro prisioneros hambrientos fueron perseguidos, golpeados y llevados de vuelta a la cárcel; dos de ellos siguen en libertad.

Vi en las noticias de la televisión israelí a cuatro presos con grilletes en el tribunal. Zakaria había sido muy golpeado. Sus captores le rompieron las costillas y la mandíbula, cuando ya estaba esposado. Su rostro estaba sombrío y severo como el de un Cristo sufriente ante el torcido tribunal de Synedrion. Era un espectáculo triste, el regreso del héroe a las oscuras mazmorras del Estado judío. Hay que entender que él nació y creció bajo la ocupación. Su historia es la de la generación engañada que salió a la luz tras la gran traición.

En 1993, el Estado de Israel y la OLP firmaron los acuerdos de Oslo; este acuerdo, certificado mediante un apretón de manos en el césped de la Casa Blanca, prometía a los palestinos la plena independencia tras cinco años de transición. Los judíos incumplieron el acuerdo. Mientras que los judíos individuales pueden ser honestos y honorables, como colectivo son extremadamente poco fiables. Este rasgo procede de un complejo de superioridad judía, de un rechazo a obedecer las reglas establecidas para especies menores; de sentir que pueden hacer lo que les venga en ganas. El juego limpio no es una idea judía en absoluto.

Los palestinos, estafados por Israel, no tenían a quién recurrir; respondieron iniciando la Segunda Intifada, el levantamiento que tuvo lugar en 2000. Fue el acontecimiento fundamental para la generación de Zakaria; para mí también. La Intifada me radicalizó, por la deshonestidad y la crueldad del Estado judío y por el valor de los resistentes palestinos. En 2001, empecé a escribir en inglés para un público internacional; al año siguiente, en 2002, entré en la iglesia, separándome de la judería.

Los judíos también se radicalizaron: El apoyo de los judíos estadounidenses a la narrativa del 11-S y a la guerra contra el terrorismo no puede entenderse fuera de este contexto: los acuerdos de Oslo, la renuncia a Oslo, la Intifada y el 11-S son eslabones de una misma cadena. Antes del 11-S, a los judíos se les criticaba por renegar de Oslo y por la sangrienta represión de la Intifada. Después del 11-S pudieron aplastar a los palestinos con todas sus fuerzas. Para jóvenes como Zakaria hasta sobrevivir  se convirtió en algo problemático.

Zakaria merecería que un Plutarco escriba su vida, pero yo haré lo que pueda, mientras aparezca un Plutarco. Zakaria nació y creció en el campo de refugiados de Jenin, un lugar donde los palestinos expulsados del Carmelo de Haifa fueron acorralados en 1948 por los judíos victoriosos. Su padre era profesor de inglés; murió bastante joven, dejando a una viuda y a sus ocho hijos para ayudarse entre sí.

Zakaria tenía 11 años cuando comenzó la Primera Intifada. Fue una protesta espontánea, provocada por el cerramiento de las tierras comunes palestinas y su cesión a colonos judíos. Los abogados judíos, en su mayoría damas de tendencia liberal, aplicaron la idea inglesa del siglo XVI de “cercamiento de los bienes comunes” y reclamaron que todas las tierras de propiedad común pertenecieran únicamente a los judíos. En Inglaterra, esta política provocó “disturbios de cercamiento”, al igual que en Palestina. En respuesta al acaparamiento de tierras por parte de los judíos, los campesinos desarmados tomaron la piedra más cercana y la lanzaron contra los coches de los colonos judíos. Los judíos respondieron con fuego. Apuntaron  asesinaron a cientos de palestinos. Los niños fueron los que más sufrieron.

Los niños como Zakaria vivían peligrosamente en el campo de refugiados. El ejército israelí trataba los campos de refugiados como su coto de caza. Entraban en sus jeeps y disparaban, aterrorizando a niños y adultos. Chris Hedges, del New York Times, escribió sobre su modus operandi en su Diario de Gaza, publicado en Harper’s Magazine: “el campo de refugiados… está quieto y tranquilo. Los niños juegan con cometas de papel y balones de fútbol. De repente, dos jeeps de las FDI con altavoces se detienen. Inmediatamente se burlan de los niños con obscenidades, atrayéndolos hacia la valla. Entonces explota una granada de percusión. Los chicos, la mayoría de los cuales no tienen más de 10 u 11 años, se dispersan, corriendo torpemente por la pesada arena. Descienden hasta perderse de vista detrás de un banco de arena frente a mí… Los soldados disparan; las balas de los M-16 atraviesan los cuerpos ligeros de los niños. He visto dispararles a niños en otros conflictos que he cubierto, pero nunca antes había visto a los soldados atraer a los niños como ratones a una trampa y asesinarlos por deporte”.

En lugar de acobardarse, los niños del campamento, como Zakaria, se tomaron el peligro con calma. Los atrevidos lanzaban piedras a los jeeps invasores como lo había hecho el legendario niño de 13 años, Farris Odeh. Farris era el niño palestino al que vimos lanzar piedras a los tanques israelíes con la despreocupación de un niño de pueblo que ahuyenta a un perro feroz. Era un juego peligroso: la famosa foto de Farris fue tomada el 29 de octubre, y una semana después, el 8 de noviembre, un francotirador judío lo asesinó a sangre fría.

En circunstancias similares, a Zakaria, de 13 años, le disparó un soldado judío. La bala le entró en la pierna; pasó seis meses en el hospital y fue sometido a múltiples operaciones. Hasta el día de hoy sigue rengo. El soldado nunca ha sido juzgado ni castigado por disparar a un niño, pero un soldado judío prácticamente nunca es juzgado ni castigado por herir o asesinar a un niño palestino, y hay miles de niños asesinados.

Mientras Zakaria se recuperaba, su madre (que era una gran creyente en la coexistencia pacífica con los judíos israelíes) invitó a una nueva compañía de teatro a hacer ensayos en su casa. Les cedió el piso superior de su casa, les dio de comer y les ayudó. Se trataba de un teatro infantil, representado por niños del campo y para niños del campo, organizado por una persona insólita, Arna Mer. Esta dama judía comunista “traicionó a su pueblo” (como solían decir muchos judíos) y se casó con un árabe, un árabe palestino cristiano ortodoxo, también comunista, incluso miembro destacado del Partido Comunista. Llamaron a su hijo Sputnik, como muestra de su amor por la Unión Soviética, el faro de luz de esos movimientos de liberación. Con el tiempo, Sputnik encontró su nombre demasiado exótico y lo cambió por “Juliano Mer”. Se hizo amigo de Zakaria. Juntos actuaron en el escenario; la compañía estaba formada por seis u ocho niños. El teatro se llamaba “el teatro de (la) piedra” (The Stone Theatre). Fue alrededor de 1988-89, en el momento álgido de la Primera Intifada, el levantamiento que convenció a Israel de buscar un acuerdo y entrar en los acuerdos de Oslo con los líderes palestinos.

Años más tarde, Juliano Mer realizó una película, Arna’s Children, basada en sus recuerdos y en un archivo de vídeo. Resulta que la mayoría de los jóvenes actores fueron asesinados por los judíos en esa época. La madre de Zakaria también fue asesinada por un francotirador judío, que le disparó a través de la ventana, mientras estaba en casa. Una hora después, el mismo francotirador le disparó a su hijo mayor y lo mató. Su casa, que había servido de hogar para el Teatro de Piedra, fue arrasada junto con muchas otras casas de Yenín.

Yenín fue el lugar de una embestida judía contra los palestinos en 2002. Recientemente, el tribunal israelí prohibió Jenin, Jenin, una película sobre estos fatídicos acontecimientos, pero todavía se puede encontrar en YouTube. Zakaria fue un gran luchador; llegó a ser el comandante de la Brigada Al Aqsa de Yenín. Sobrevivió a cuatro intentos de asesinato por parte de los israelíes: en 2004, asesinaron a cinco palestinos, entre ellos un niño de 14 años, cuando el objetivo era un vehículo en el que se sospechaba que viajaba Zakaria. En otra ocasión mataron a 9 palestinos, pero Zakaria escapó.

Zakaria se hizo muy conocido y respetado en Cisjordania e incluso en Israel. Se hizo amigo de Yasser Arafat; apoyó la elección de Mahmud Abbas, el sucesor de Arafat. Una mujer israelí, Tali Fahima, llegó a Yenín para apoyar a Zakaria y servirle de escudo humano. Israel la detuvo en 2004 y pasó tres años en prisión por “ayudar a una organización terrorista”. Tras su puesta en libertad, se convirtió al islam al quedar totalmente desilusionada por el masivo apoyo judío a las sangrientas acciones punitivas contra los palestinos. Zakaria, que hablaba perfectamente hebreo y tenía muchos amigos israelíes, también se sintió decepcionado por la izquierda judía israelí. Ninguno le defendió durante estos terribles años, a pesar de todos los esfuerzos de su difunta madre por establecer relaciones con los israelíes.

Sin embargo, el levantamiento fue derrotado. Y Zakaria continuó su lucha por otros medios, estableciendo, junto con Juliano Mer, su amigo de la infancia, una nueva y mayor compañía de teatro, el Teatro de la Libertad de Yenín. Todavía existe, e incluso prospera, aunque Zakaria está ahora en la cárcel, y Juliano Mer fue asesinado por desconocidos. En 2007, Zakaria aceptó la amnistía ofrecida por los israelíes a los combatientes de Al Fatah, aunque por sus condiciones no pudo abandonar Yenín. Acató las condiciones de la amnistía, pero no le sirvió de nada: unos años más tarde, Israel rescindió la amnistía. En 2019, Zakaria fue capturado y enviado a la cárcel de por vida.

Se pudriría en la cárcel como otros presos, y uno de cada dos palestinos de su generación ha estado en una cárcel israelí durante alguna parte de su vida. Pero entonces, la audaz fuga devolvió su nombre a nuestra conciencia. Devolvió la esperanza a los corazones de los palestinos y sus amigos, pero, por desgracia, por poco tiempo.

Esto sucedió exactamente veinte años después del 11-S, el acontecimiento que dio poder a los judíos para aplastar la resistencia palestina. Hoy en día, los judíos pueden hacer lo que quieran con sus goyim cautivos. A la gente ni siquiera se le permite objetar. En los recientes Juegos Olímpicos de Tokio, el judoka argelino Fethi Nourine se negó a formar pareja con un deportista israelí, alegando que su apoyo a la causa palestina le impedía competir contra un israelí. La Federación Internacional de Judo suspendió rápidamente al valiente argelino, por diez años.

En el discurso, los judíos poseen una posición inexpugnable, y cualquiera que se muestre contrario se encuentra de un día para otro sin trabajo y castigado como “fanático”. Cada vez que publico un artículo sobre Palestina, Zuckerberg de Facebook me prohíbe durante una semana. Nunca el dominio judío fue tan completo. Antes del 11-S, la derecha era tradicionalmente antijudía. Hoy en día, la derecha nacionalista europea y estadounidense acepta las reglas del juego. Es difícil encontrar un ‘fascista’ o ‘nacionalista blanco’ que no adore a Israel. La ‘izquierda’ judía de Israel apoya ávidamente al actual primer ministro israelí Bennett, que es un chauvinista judío tan fuerte como nunca ningún chovinista ha ocupado este cargo; y Bennett dice abiertamente que los palestinos jamás serán libres.

Y nosotros también hemos perdido nuestra libertad. Libertad para recorrer la tierra, libertad para tener y expresar nuestra opinión. Libertad para rechazar un dudoso tratamiento “médico”. Lo que empezó el 11-S, lo completó el Coronavirus. Ahora todos somos palestinos.

Sin embargo, mientras observaba el rostro severo, como el de Cristo, de Zakaria Zubeidi en la sala, pensé que, a pesar de todos los esfuerzos del Synedrion, el Cristo sufriente y crucificado volvió a la vida. Así lo hará Palestina. También lo hará el mundo. La resurrección es tan inevitable como la muerte, y vence a la muerte.

Israel Shamir, 16 septiembre 2021

*

Original: https://www.unz.com/ishamir/the-escape-and-capture-of-zakaria-zubeidi/

Contactar a Israel Shamir: adam@israelshamir.net

Traducción al espanol: MP. para Red Internacional

*

Artículos relacionados:

La farsa israelí  https://redinternacional.info/2021/08/04/la-farsa-israeli-por-israel-shamir/

Gaza es mejor que Auschwitz https://redinternacional.info/2021/05/27/gaza-es-mejor-que-auschwitz-por-israel-shamir/

Las elecciones israelíes son una fiesta https://redinternacional.info/2021/04/13/las-elecciones-israelies-son-una-fiesta-aunque-no-para-iran-por-israel-shamir/

Diez mitos sobre Palestina, lo que Israel quiere que creas https://redinternacional.info/2019/04/17/diez-mitos-sobre-palestina-lo-que-israel-quiere-que-creas-sobre-palestina-por-ilan-pappe/

Palestina, de ocupada a colonizada https://redinternacional.info/2019/04/19/palestina-de-ocupada-a-colonizada/

Print Friendly, PDF & Email